Verdades y mentiras de la vida.

Verdad: las relaciones personales, ya sean de pareja o de amistad, dependen de DOS personas, ni más ni menos. Hay quien no termina de entender esto, y mira que parece sencillo. Es imposible querer mantener una relación personal con alguien y que solo sea una de las personas la que intente llevar a un buen puerto dicha relación. Antes pensaba que se podía diferenciar entre una relación de pareja y una de amistad, pero me he dado cuenta de que, en el fondo, son lo mismo. Se trata de interactuar con otra persona, aunque el grado varía según el tipo de relación que sea. En cualquier caso, una relación personal requiere del esfuerzo de ambas personas para que sea “eficaz”. Y digo ambas, y recalco el DOS, porque menos no puede ser, y porque más puede ser un grave problema (de cuernos, si es una relación de pareja, y de tontería, si es una relación de amistad). Así que no vale hacerle reproches al prójimo sobre su falta de interés en una relación personal cuando uno mismo es incapaz de hacer esfuerzos para que dicha relación avance. Y tampoco vale demostrar un excesivo interés hacia una persona con el único fin de querer aprovecharnos de ella, es decir, vemos que de alguna manera puede ofrecernos algo que nosotros no tenemos o nos es difícil de conseguir. Es bastante probable que esa persona de la que intentamos aprovecharnos nos mande a la mierda (y lo haga con razón).
Mentira: los favores son gratuitos. Aunque queda claro que, por definición, un favor siempre es gratuito (ayudamos a alguien sin pedir ni esperar nada a cambio), desde hace años esto ha dejado de ser así, y han pasado a convertirse en hechos onerosos, acciones cargadas de un carácter devolutivo, de tal forma que si alguien nos pide un favor y nosotros accedemos, tendremos el “derecho” de pedirle algo a cambio. Una persona normal, que no sufra crisis de estupidez mental, nunca haría algo así, puesto que lo máximo que podemos esperar al realizar un favor es recibir una gratificación verbal, es decir, un simple “gracias”. Sin embargo, en la sociedad actual, y hablo de la española, que es en la que me toca vivir, la estupidez mental, la ignorancia y la incultura imperan por todas partes (y tiemblo ante lo que se nos viene encima, con la juventud de la LOGSE y la LOE), de tal forma que la gente entiende que, al realizar un favor, tiene el derecho, si no la obligación, de reclamar algo a cambio de igual o mayor valor. Parece más bien que nos encontramos ante relaciones contractuales, simples compra-ventas donde damos algo a cambio de otra cosa. Y lo que es peor… Cuando alguien con crisis de estupidez mental pide un favor a una persona que no las sufre, esta segunda persona se encontrará haciéndole favores constantemente a la primera persona sin recibir un “gracias” a cambio, nada de nada, salvo desprecios y malas caras por hacer los favores de manera no perfecta al 100%.
Verdad: los marcianos no beben alcohol, no fuman y no se drogan. Si pensamos en la cara que podría poner una persona al ver a un ser de otro planeta, por ejemplo, de Marte, la solución a ese planteamiento sería algo así como… Quizás con un poco más de miedo y demás, pero a grandes rasgos sería de sorpresa. Pues bien, esa es la cara que yo tengo que ver cuando digo que soy abstemio (es decir, no bebo alcohol), que no fumo y nunca he fumado (ni ganas que tengo de hacerlo), y que tampoco me he drogado nunca ni tengo intención. Me resulta curioso que la gente me mire con cara rara, como si viniese de otro planeta, por hacer este tipo de cosas, sobre todo porque a mí no me parece curioso que la gente lo haga. No digo que sea bueno, puesto que son drogas las tres cosas que he mencionado, y las tres afectan negativamente a nuestro organismo, por más que algunos ignorantes traten de verle el lado positivo. Para mí, no solo no repotan nada positivo a mi vida, sino que son elementos dañinos para la misma. El alcohol, por ejemplo, mata cada año a miles de personas en España, y no solo hablo de forma directa (por enfermedades o comas etílicos), sino que hablo de forma indirecta (accidentes de tráfico, por ejemplo). Es sabido por algunas personas que leen periódicos y libros (sí, esas cosas de papel con letras impresas) que la cirrosis hepática, enfermedad del hígado causada por el consumo excesivo de alcohol, es una enfermedad irreversible, no mortal, que duele un HUEVO y que acompañará a su inquilino hasta el día de su muerte. Sobre el tabaco no creo que pueda decir nada que no se haya dicho ya, así que todos sabemos que mata, provoca daños irreversibles en muchos organismos del cuerpo y ya está. Y las drogas, pues estamos un poco en las mismas, aunque aquí los grados del daño que provocan varían en función de la droga que se tome. Obviamente no es lo mismo fumar un porro al mes que inyectarse heroína una vez al día, pero todo mata por igual, y los porros “matan neuronas”, pero no las malas, como me decía un porrero hace un par de años, que hay tanto gilipollas suelto que hasta a eso se le ve el lado positivo.
Mentira: te quiero mucho pero solo como amigo. Hay muchas frases que me parecen un insulto a la inteligencia de las personas, pero creo que esta es la que más ofende. Qué duda cabe que me refiero a una frase muy recurrente, sobre todo por parte de las mujeres (y no soy machista, pero es así), al querer poner fin a una relación de pareja o bien al no querer iniciar una cuando el sexo opuesto lo pide. La mejor forma de romper una relación es la sinceridad, aunque sea dolorosa, y si uno quiere poner fin a una relación de pareja deberá decir que es por esto, por lo otro o por aquello. Recuerdo que una vez hablé de este tema con una chica, y me dijo que no estaba de acuerdo, que no le parecía un insulto. Claro, ¿qué me iba a decir ella si tarde o temprano iba a decirle eso a su novio? Y lo peor de esto es que cuando se dice algo así, el único objetivo es tener la posibilidad de mantener esa amistad a flote, importando poco lo que la otra persona pueda sentir u opinar. Eso me recuerda a otra frase que suele decirse en esas ocasiones: “lo hago por tu bien”. Ya, claro, lo que faltaba por escuchar, una persona que se preocupa más por el bienestar de su pareja o amigo antes que por el suyo propio, jajajajaja. Qué patético.
Verdad: se pueden tener amigos de diferente tipo. A algunas personas les puede resultar difícil, pero no lo es tanto si uno abre sus miras y cree que puede ser así. Tampoco se trata de que la amistad sea única, irrompible, para siempre… Simplemente se trata de tener amigos de diversas clases o tipos, sin que eso afecte a la integridad de las personas. Lo que uno no puede pretender es que todos sus amigos sean iguales, eso es imposible, y si eso no es así, excluir a personas que pueden ser de lo más interesante. Si yo, para ser amigo de X, tengo que ser un borracho, un juerguista, un tal y un cual, pues prefiero quedarme fuera. No soy capaz de rebajarme a esos niveles de bufón, como hacen algunos, con tal de tener su momento de gloria con unas personas que no le respetan y que, realmente, no quieren nada de él. Los bufones deberían haber dejado de existir, pero hay voluntarios por todo el mundo. La vida es mucho más que juerga y alcohol, pero las mentes cortas y cerradas no ven más allá.
Mentira: estoy ausente o no disponible en el messenger. En el 99% de los casos, nunca es así. Realmente es una forma clara de quitarse gente pesada de encima, aunque luego se diga que no, que realmente está haciendo cosas importantísimas (como rascarse la tripa) o que estaba lejos del ordenador (a 50 cms, lo que nos permite ver la pantalla y escribir con el teclado). Hasta cierto punto, esta conducta no me parece del todo mal, cada uno hace lo que quiere, pero lo malo es cuando se enfadan con uno porque se conecta, estando en línea, y decide respetar ese estado de ausencia o indisponibilidad de la persona X. “Si tienes algo que decirme, dímelo”. Ya, pero si estás ausente o no disponible… Si tú estás así y yo en línea, abre tú una conversación si no tienes nada que hacer o deja de joder al personal, ¿no?
Verdad: el perro es el mejor amigo del hombre. Esta es una verdad como un piano, una verdad universal, tan cierta como que nos vamos a morir todos o que después del día viene la noche (porque la Tierra gira en torno al sol, para la gente que no lo sepa). Hay pocas perosnas que de verdad podamos considerar como nuestros amigos, porque repito que los buitres carroñeros que quieren aprovecharse de nosotros nunca podrán ser considerados como nuestros amigos. Debemos tener en cuenta que hay mucho hipócrita suelto por la calle y se pasarán por amigos nuestros en cuanto encuentren la oportunidad… ¡¡Cuidado, son peligrosos!!
Mentira: lo importante es el interior. Sí, claro, y Tarzán estaba liado con la mona Chita, ¡¡no te jode!! Si alguien dice eso, miente. Es así de sencillo porque a nadie se le escapa que el físico nos importa tanto como el interior, a veces más, todo depende de lo que se busque. Pero ya puedo asegurar que cuanto mejor sea el aspecto físico de la persona, más probabilidades tendrá de tener más amigos o amigas. Luego, claro está, pesará lo que esa persona sea capaz de aportar en, por ejemplo, una conversación. Hay quien prefiere una cara bonita y nada de conversación a una buena conversación con una persona fea, pero seamos sinceros… ¡¡Eso es insoportable!! Nadie en su sano juicio puede estar 3 horas con una persona mirándole a la cara y sin decir nada. Puede ser esa persona Brad Pitt o Angelina Jolie, que como no digan nada, hay que mandarles a la mierda. Y eso mismo cabe aplicar a las relaciones liberales, es decir, esas que duran una sola noche y donde se supone que hay sexo sin amor. Porque la belleza no da el placer, ni mucho menos. Podrá ser más agradable a la vista, pero un buen cuerpo o una cara bonita no va a proporcionar más placer. ¿Qué le asegura a Brad Pitt ser un as en la cama? Tal vez Angelina Jolie prefiera que le abracen por las noches…
Verdad: tiran más dos tetas que dos carretas. No creo decir nada que nadie no sepa, pero es algo que debo corroborar y apoyar al 100%. Sigo pensando que el mundo iría mucho mejor con las mujeres en el poder. Un simple escote puede hacer que millones de hombres pierdan el sentido de la orientación o el sentido de la razón. Ojo, esto dice bien poco en favor del sexo masculino, pero no podemos negar la evidencia.
Mentira: en la vida hay que ser sincero. No, no y mil veces no. Y se me ocurren millones de ejemplos en los que se ve que esto es un grave error. Por ejemplo, con las mujeres, especialmente si se trata de nuestra novia. “¿A que estoy más delgada?” Pero si pesas 90 kilos, SO JODIDA, ¿cómo coño te voy a decir que sí? En este caso toca mentir, sonreír de oreja a oreja y decir: “Sí, cariño, estás estupenda”. Se me ocurre otra… “Pues yo creo que tengo un culo muy bonito”. A ver, tía, eres mi novia, vale, pero yo tengo ojos y veo que tu culo es como una mesa camilla, y tu hermana tiene un culo perfecto, pero tú… Y eso sin contar la celulitis, la piel de naranja, las pistoleras, las cartucheras, los pelos por todas partes… ¡¡Tu culo es desagradableeeee!! Nuevamente, toca decir: “Sí, cariño, tu culo es el más bonito del mundo”. Por alguna extraña razón, además, les gusta ponernos entre la espada y la pared. Cualquier respuesta será errónea. Si decimos que son las más guapas, mentimos, pero si decimos lo contrario, somos unos cabrones. Elegir un término medio significa ser un indeciso y un soso. Yo creo que en todos estos casos es mucho mejor mentir, de forma no exagerada, y la sinceridad la dejaremos para las paredes o para la almohada, que sabrá escucharnos atentamente sin llevarnos la contraria ni levantarnos la voz.
Verdad: es mejor ser un cabrón que ser un buenazo. Ya sabemos el dicho: “De bueno que es, tonto que es”. Yo antes era así, bueno como un pan, pero la gente me tomaba el pelo con facilidad. Ahora sigo siendo bueno, pero en el fondo soy un cabrón de cuidado, y cuando alguien me hace una jugada, se la guardo hasta que se la devuelvo o hasta que me canse, que tal vez sea el día que me muera. Y lo mejor de todo es que seguramente solo yo sé cuándo alguien me ha tocado las narices lo suficiente como para devolvérsela, y puedo asegurar que tengo una lista muy extensa para el futuro. Tal y como tú me trates, yo te trataré, para que luego no haya quejas.
Mentira: siempre te amaré/siempre te querré. Lo segundo pase, puede colar y puede que hasta llegue a ser verdad, pero lo primero… jojojojo. Vamos, ni de coña, y quien diga eso te está mintiendo descaradamente. A lo mejor no lo hace con mala intención, nunca se sabe, pero eso, hoy en día, es imposible de mantener.
Verdad: cuando nos hacen daño, la intencionalidad es lo de menos. Yo soy de los que cree que, en la vida, uno no puede ir haciendo daño a la gente y salir de rositas, como si nada pasase. Al que hace el mal, hay que castigarle. Y no vale amedentrarse o echarse atrás porque nos dicen que ha sido sin querer. ¿Acaso eso alivia el daño hecho? No, nunca. Evidentemente no podemos ser igual de severos, vale, pero la buena o mala fe de nuestros actos no puede atenuar las consecuencias. Yo conocí a una persona, desgraciadamente por unas cosas, y afortunadamente por otras (supe del tipo de escoria que nos rodea en muchas ocasiones), que cuando me hacía daño, siempre decía que había sido sin querer. Claro, yo pensaba que solo faltaba que hubiese sido queriendo, para terminar de hundirme en la mierda. Pero no por decirme aquellas palabras dejé de estar dolido. Así que es mejor aplicarse y tratar bien a la gente, o en su defecto, dejar de tratarla (para que no sufra a base de jugarretas y demás).
Mentira: mañana te llamo. Bueno, yo me parto de risa cuando alguien me dice eso, porque sé con seguridad que mañana no me va a llamar. Nadie cumple eso, la gente es incapaz, así que no sé para qué nadie dice esa tontería y no sé porqué nadie espera realmente recibir esa llamada. Hay poco más que agregar, aunque esta mentira me parece graciosa.
Verdad: el doble rasero. Es curioso como la gente, en general, esa a la que critico en esta larga entrada (y que seguro no ha leído nada de lo que he escrito), mide las cosas con un doble rasero un tanto curioso. Hablo de gente que se cree muy lista, gente que sabe de todo y sabe mucho de ese todo, pero en realidad es gente bastante superficial, bastante ignorante y bastante inculta. En fin, el caso es que a este tipo de personas les gusta ver las cosas con un doble rasero. ¿En qué consiste? Explicado de un modo breve, supone que lo que ellos hacen está bien (aunque en realidad están jodiendo a alguien), pero si eso mismo lo hace otro y les toca las narices, entonces está mal. Pongamos un ejemplo para su mejor comprensión. Imaginemos que tenemos una amiga (yo lo veo más claro en el sexo opuesto, pero puede ser mala suerte) que tiene el ego por las nubes, se cree la mamá de Tarzán y es megaguay, oseaquetecagas. El caso es que esa amiga nos da por culo constantemente (vaya amiga, ¿eh?), porque se cree que somos gilipollas y puede hacer lo que nos dé la gana sin que tengamos derecho a rechistar. Esa persona cree que lo que hace está bien, faltaría más, ¡¡lo está haciendo ella!! El problema viene cuando nosotros, perrillos con malas pulgas, hacemos lo mismo que ella ha venido haciendo… Juuuuuuuuuuu, ya nos podemos preparar, porque los adjetivos hacia nuestra persona no bajarán de hijoputa. Si ellos nos joden, está bien, pero si les pagamos con la misma moneda, está mal.

4 thoughts on “Verdades y mentiras de la vida.

  1. pecosilla 10 septiembre, 2006 / 10:50

    me encantaron tus fotos de paris, preciosas…:)
     sobre estas verdades o mentiras, jajaj¡¡¡ me quedo con la de las carretas¡ un mua,

  2. bludy 27 septiembre, 2006 / 8:48

    Estoy deacuerdo con todas y cada una de las verdades y mentiras que has escrito. Pero díme, cuando no quieres dañar a alguien pq no compartes un mismo sentimiento (como el del amor) entonces que le dices? Si un " te quiero como amigo " no sirve , que usamos? jajaja. La verdad es que es una frase que nunca he utilizado pq creo igual que tu ya que yo soy más directa y digo lo que pienso: Te hace falta conocerme mas para darte cuenta que no soy, ni mucho menos, el ideal de mujer, que esperabas y crees…que existe en la faz de la tierra. Pero … que pasa con los demás, que hacen como la mayoría? Qué dirán ellas, las demás?

  3. Susana 30 septiembre, 2006 / 20:09

    Hola David .. k tal? Espero k bien.. acabo de leer las verdades-mentiras k has puesto ultimamente, no sabes lo k me he reido, con las otras ya te lo dije la otra vez jajajajaja Bueno chico a ver si hablamos otro dia k ultimamente estas muy perdido… y por cierto, leyendo la entrada donde explicas poner videos en el space he conseguido poner uno en el mio: eso si, no me preguntes como lo hice, pq no tengo ni idea !!! Petons des del raconet on veranejaves !!!

  4. MARIA 6 octubre, 2006 / 22:19

    no podía dejar de apoyar esa gran verdad de la mentira "estoy ausente o no disponible del messenger"… ¡es que no hay nada más cierto!
    bss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s