Los hombres no son lo que eran… ¿o sí?

Desde hace unos días ronda mi por mi cabeza la idea de que el hombre, en oposición a la mujer (es decir, no como ser humano sino como individuo), haya sufrido algún tipo de cambio que afecta a su psique, a su forma de pensar y de ver la vida. Soy de los que cree que los dos sexos que componen nuestra raza vienen determinados por un código genético que nos hace, en algunos aspectos, completamente iguales. Pero hay quien parece querer discutir esta posibilidad basándose en nada, en pura palabrería sin sentido. No obstante, pensar las cosas no está de más.

Yo soy un hombre, eso es un hecho que nadie (creo) se atreve a discutir. Tengo 32 años y casi toda mi vida me he relacionado más con hombres que con mujeres. No lo veo bien ni mal, simplemente ha sucedido así. Creo que es más normal que sea así, aunque no me atrevería a decir que sea una norma, como algunas personas dicen. Una mujer no tiene más amigas que un hombre por el hecho de ser mujer, simplemente se trata de estar más cómodo en un sitio o en otro. Así pues, tanto en el colegio como en la universidad, así como en los sitios donde he estudiado cursos de postgrado y donde he trabajado, me he relacionado más con hombres que con mujeres. Pongo como ejemplo mi última experiencia laboral, donde he pasado 4 años trabajando en el departamento de informática de una agencia de viajes online. Durante ese tiempo es obvio que ha pasado mucha gente, porque en los trabajos suele haber cierto movimiento, la gente va y viene, pero creo poder llegar a la conclusión de que la proporción de hombres y mujeres era de 9 a 1 a favor de los primeros. En contraposición a eso, estaba el departamento de atención al cliente, donde la proporción sería de 15 a 1 a favor de las mujeres. Eso, creo yo, explica los alborotos que tenían lugar cada año en el departamento de informática con la llegada del final de la primavera y del principio del verano, de los calores sofocantes y de las prendas ligeras, de las faldas cortas y de las camisetas de tirantes. Quiero yo pensar, como hombre que soy, que los varones que poblaban el sector donde yo trabajaba se fijaban en lo que se fijan el 99% de los hombres de este planeta… Creo que no hace falta ser muy avispado para saber que un hombre heterosexual (si fuese homosexual, se fijaría en otros hombres) centra su mirada en 2 partes básicas de la anatomía de una mujer: sus pechos y su trasero. Pensar que un hombre puede apreciar otras partes de la anatomía de una mujer, me parece sencillamente ridículo y demuestra que no se conoce realmente la forma de pensar de un hombre. Yo he tenido la enorme suerte de viajar bastante (y mucho menos de lo que quisiera) y nunca he sentido otra cosa que no fuera esa, tanto en todos los países europeos que he estado (8, para ser concretos), como en los países que he podido visitar en otros continentes (solo Oceanía se me resiste). También he podido conocer hombres de diferentes nacionalidades (es lo que tiene la globalización) y ninguno me ha dicho nunca que prefiera ver unos pies bonitos antes que unos pechos grandes y bien formados. Sé que no conozco a todos los hombres del mundo, no tengo esa suerte (o desgracia), pero llegados a este punto, prefiero aportar visiones más globales de lo que estoy exponiendo.

Por ejemplo, hablemos de las operaciones de aumento de pecho. Resulta curioso que en países como España (cuarto del mundo por detrás de Estados Unidos, México, Brasil y Argentina) y Francia dicha operación sea la intervención de cirugía plástica más realizada, por delante de rinoplastias y liposucciones. Si vamos al continente americano, Estados Unidos, México y Brasil encabezan la lista. En Venezuela, por ejemplo, se realizan más de 30.000 mamoplastias cada año. En Argentina, por ejemplo, se hacen sorteos en discotecas para que las chicas que quieran (y serán muchas, supongo) puedan operarse las “lolas”. Estados Unidos lidera claramente el ránking de mamoplastias con 348.000 intervenciones en 2007. ¿Por qué las mujeres se quieren operar los pechos y hacerlos más grandes? ¿Para que los hombres miren sus pies? No parece coherente, ¿verdad? Y no dudo que haya países donde las mujeres ni siquiera pasen por el quirófano aunque realmente lo necesiten, pero en esos países llevan burka, no están en Europa ni en América. Pero podemos darle una vuelta de tuerca más. Pensemos en la visita a la gasolinera para repostar. ¿Qué vemos cuando salimos de la caja de pago? Una estantería llena de revistas para adultos (hombres), ya sea de contenido erótico, pornográfico o simplemente mujeres desnudas que enseñan sus cuerpos al natural por una cantidad de dinero. Con independencia de que sea machista, que yo creo que lo es, lo que está claro es que las chicas que salen en Playboy, Penthouse, FHM, GQ y demás, destacan por sus enormes y operados pechos, no por sus pies (de hecho, dudo que un hombre NORMAL sepa que esas chicas poseen pies). Por ejemplo, portada de la revista FHM del mes de noviembre. ¿Qué es lo que no se ve pero todo hombre quiere ver? Los pechos. Ahora pongo otro ejemplo, una portada cualquiera de la revista Playboy. ¿Qué es lo que todo el mundo quiere ver de Carmen Electra pero que no deja ver el corsé? Los pechos. Ahora acudo a una revista típica española, Interviú, donde Dita Von Teese enseña sus encantos (PECHOS) sin pudor alguno. Pero aún se puede dar otra vuelta de tuerca más. ¿Qué vemos al realizar una búsqueda en Google con las palabras “actrices porno” y pinchamos sobre imágenes? Se ve esto, pechos enormes que solo quieren llenar la vista de los hombres, principales consumidores del mundo de cine pornográfico (incluso en España). ¿Y cuándo vemos en las noticias que hay un festival erótico en cualquier ciudad del mundo? Está todo lleno de hombres ávidos de tocar a una de esas actrices porno llenas de silicona, prestos a grabar con sus cámaras de vídeo o a plasmar con sus cámaras de fotos cualquier instantanea que guardar en su ordenador hasta el día de su muerte. ¿O se fijan todos en otra parte del cuerpo? Va a ser que no. Y le daré una última vuelta de tuerca al asunto, porque no quiero ser pesado, pero tiene que haber alguna explicación lógica por la cual los anuncios de Facebook (las imágenes salen de ahí, no necesito inventarme nada) de páginas de contactos (be2, meetic, friendscout y demás) tienen como “propaganda” una chica de curvas voluptuosas. Por ejemplo:

¿Alguien podría decirme por qué estas chicas tienen los pechos tan generosos? ¿Qué pretenden las empresas que usan estos anuncios? ¿Acaso conocen bien lo que quieren los hombres?

Después de llegar a estas deducciones lógicas, cabe pensar que un hombre habla con otros hombres de mujeres y de sexo, ¿no? No parece demasiado complicado llegar a esta conclusión. ¿Y qué otra cosa es capaz de embobar a un hombre? Está claro: el fútbol. Obviamente eso puede variar un poco en cuanto al país, es decir, en Estados Unidos será cualquier otro deporte, llámese fútbol americano, hockey sobre hielo o baloncesto, pero en la Europa en la que yo vivo el deporte rey, el que mueve montañas, es el fútbol. Así pues, ¿de qué otra cosa puede hablar un hombre cuando el tema principal no son las mujeres y el sexo? Pues sí, de fútbol. Por supuesto que puede hablar de otras cosas, pero desde luego que no hablarán de la ropa que se compraron el día anterior en las rebajas o de temas de los que no saben ni el significado.

Que nadie se engañe. Los príncipes azules no existen; las ranas y los sapos no se conviernten en príncipes con un beso. Un hombre prefiere el sexo y el fútbol antes que cualquier otra cosa, y mirará a una mujer a su escote y a su trasero antes de conocer el color de sus ojos. Es así de fácil, su psicología no tiene muchos misterios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s