Internet, las redes sociales y el fin del mundo

Son pocas las personas, gracias a Dios, que creen que internet es un mundo perverso en el que predomina el mal y donde los locos y perturbados mentales están al acoso de la gente inocente que puebla la Tierra. Yo creo, aunque tal vez me equivoque, que los locos andan por todas partes, tanto en el trabajo como en los centros comerciales, en las calles o en otro tipo de eventos deportivos, culturales y demás. Y las probabilidades de que nos encontremos con uno de estos tarados son seguramente mayores fuera de nuestra casa que dentro de ella. Es obvio que hay que poner en cuarentena a la gente más inocente, y con ello me refiero a las personas más jóvenes, pero si uno tiene un poco de lucidez mental (lo cual está cada día más complicado) se dará cuenta de que las personas son todas iguales, sin importar el medio a través del cual sean conocidas. El loco no es menos loco por estar en un trabajo y no es más loco por tener una cuenta de Hotmail y usar MSN Messenger. Yo no me considero la persona más cuerda del mundo pero tampoco parezco un perturbado, y uso a diario todas esas aplicaciones que parecen ser inventadas por el mismísimo Diablo según ciertas personas. Eso me ha permitido, entre otras cosas, viajar a ciertos países que nunca había tenido en mi agenda y conocer en carne y hueso a la gente que previamente había conocido por internet. Curiosamente, sigo vivo. ¿Milagro? ¿Casualidad? ¿No había llegado mi hora? No creo. Simplemente, tuve la suficiente capacidad mental para ver cómo eran esas personas antes de dar el paso de ir a este o aquel país de visita. De esa misma manera, he conocido a gente cuyo desequilibrio mental me ha hecho dudar, y en algunos casos, me ha hecho renegar rápidamente de cualquier contacto con dichas personas. Así pues, no veo una locura quedar con una persona a la que hemos conocido por internet, es algo que he hecho en múltiples ocasiones y me ha parecido una grata experiencia casi siempre. Seguiré haciéndolo en la medida en que mi dinero y mi tiempo me lo permitan, no tengo miedo a esas banalidades y creo que el fin del mundo llegará antes por causas de la naturaleza que por la acción de internet.

Del mismo modo, tampoco tengo miedo a compartir mis fotos, mis vídeos y otras cosas con la gente que conozco y la que no. ¿Qué me puede pasar? ¿Me harán vudú cibernético? ¿Robarán mis fotos y las venderán a la revista Lecturas? ¿Será Belén Esteban mi próxima novia gracias a un fotomontaje hecho con las fotos de mi viaje a Florida? Vaya, del miedo que me está entrando creo que voy a ir al baño…

Otras pocas personas, también gracias a Dios, creen que las redes sociales son una tontería y una pérdida de tiempo, algo que queda demostrado por hechos tan objetivos como que Facebook ha alcanzado un total de 350 millones de usuarios en el mundo y que cada día hay más redes sociales surcando la red. Algunas de estas redes son casi tan viejas como el uso doméstico de internet, ya sea Hi5, Orkut, etc. Así que si todos los que usamos una red social somos tontos, pues me parece muy bien, no dejaré de usar ninguna red social porque alguien crea que es una tontería y una pérdida de tiempo. Como siempre digo, cuando algo así sea dicho por un personaje del calado intelectual de Einstein, entonces no haré oídos sordos y desde luego que seré el primero en cerrar mi cuenta en Facebook, pero como eso no es así, por un oído me entra y por el otro me sale. Son más las personas que se dan de alta en esas redes que las que se dan de baja, así que me quedaré con ese dato, que me parece mucho más revelador y no con opiniones carentes de fundamento alguno.

Ni mi hombría ni mi inteligencia se ven alteradas por mis miedos o por mis costumbres cotidianas. Me siento muy hombre y me considero lo suficientemente inteligente como para seguir viviendo, a pesar de que se pueda pensar que mi camino no es el mejor. Por lo menos, no es el más aburrido y el más estático, las inquietudes que tengo en la vida me permitirán hacer aquellas cosas que mucha gente desea pero que no puede hacer por culpa de su inoperancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s