No quiero tener familia, ¿te parece mal?

No sé, creo que hoy estoy sembrado, o tal vez sea que estoy escuchando una música que me gusta mucho y me motiva a criticar aquello que me molesta. Y en esta ocasión hablo de un tema que me ha llevado a discutir con más de una (no podía ser de otra manera), porque parece ser que está mal visto que haya gente en este planeta que no quiera formar una familia, tener una pareja, procrear, traer vida a este mundo… ¿Por qué está mal visto? Y lo que es peor, ¿por qué se duda de mi parecer?

La primera vez que tuve un rifirrafe fue hace varios años, y aunque no recuerdo todo el extracto de la conversación sí que recuerdo los puntos más espinosos de la misma. Evidentemente, ella, una amiga, no compartía mi punto de vista o mi forma de ver la vida, lo cual me parece muy respetable (yo respeto, ellas no). Sin embargo, en vez de dejarlo ahí, empezó a insistir con argumentos pueriles e infantiles. El que recuerdo con especial viveza es uno que decía que quién iba a ir a visitarme al hospital cuando me ingresaran allí. Cuando uno está caliente por los derroteros que toma la conversación este comentario lo convierte en importante, pero analizado en frío es para echarse a reír. Las personas inteligentes no estamos seguros de qué vamos a hacer el día de mañana, así que preocuparse por un posible ingreso en el hospital dentro de X años es de chiste, y si ese es el motivo por el que esta chica quiere tener hijos, será mejor poner unas velas por la o las criaturas que vaya a traer al mundo.

En un sentido semejante se expresó otra amiga, de otra nacionalidad y de otra cultura (ahí empieza lo grave, ya no es casualidad). Ella no hablaba de un ingreso en un hospital sino del geriátrico, directamente. ¿Quién te cuidará cuando seas mayor?, me preguntó. ¿A mí qué coño me importa si acabo de superar la treintena? No sé qué voy a hacer mañana miércoles, ¿cómo voy a saber siquiera si voy a llegar a cumplir 80 años? Además, ¿eso es lo que quiero para mis hijos? ¿Ser una carga en el futuro? Por favor, ¿cómo se puede ser tan retrógrada? Cuando sea mayor, si llego, espero estar en una residencia y ser una molestia para quienes deban cuidarme, no para mis hijos, que nada habrán hecho para soportar a un viejo carcamal como seré, insisto, si llego.

Más virulenta fue una discusión con otra chica, de otra nacionalidad también diferente y con la que ni siquiera compartía el idioma. Con esa directamente dejé de hablar el primer día, no estaba dispuesto a consentir que se dudara de mi capacidad para tomar decisiones. Algunas personas, especialmente ellas, parecen no querer asumir que hay gente con otras inquietudes en la vida que no sean parir y parir para luego no tener tiempo de nada y ser una desgraciada y una infeliz. Luego, tristemente, se quejan amargamente de que otros viajamos por medio mundo mientras ellas crían a su prole. ¿Qué culpa tengo yo? Cada uno elige su vida libremente, al menos en esta parte del mundo en la que yo vivo, así que no veo el motivo de queja. Pero parece que estamos equivocados, y lo manifiestan libremente, y en algunos casos con cierta virulencia. Vaya, por ahí sí que no paso. Yo sé bien lo que quiero, algo que seguro que mucha gente no puede decir, y si no te gusta cómo pienso… ¡¡te jodes!! El caso es que esta chica me empezó a sacar de mis casillas con sus comentarios estúpidos sobre el amor, la vida en pareja, la familia, etc. Y claro, cuando me aprietan el escroto, empieza a salir lo peor de mí. Cuando se cansó del tema hizo lo que muchas: “change the topic”, es decir, cambiemos de tema porque no quieres ser feliz. Y ahí dije basta, no vuelvo a hablar con esta chica.

Algo parecido me sucedió hace unos meses con otra chica de otra nacionalidad e incluso de otra religión, un cambio radical con respecto a las anteriores. La misma forma de pensar y la misma forma de atacarme, increíble. ¿Con qué derecho? Eso no lo sé, tal vez se crean en posesión de la única verdad y no hayan mamado otras posibilidades, pero es que afortunadamente no todos pensamos igual, eso nos hace diferentes y, en algunos casos, más libres. Obviamente, esa “amistad” duró un día, ya estaba escarmentado.

Y aunque pueda parecer increíble, una conversación parecida tuve hace escasos meses con otra chica diferente, de otra nacionalidad diferente (5 nacionalidades, 2 religiones y la misma forma intransigente de ver las cosas). En este caso, ella se atrevía a decir que yo no sabía lo que quería en la vida y que me estaba engañando al decir que yo no quería tener hijos. Según ella, ¿cómo puedo saber si quiero tener hijos o no si nunca he tenido uno? Vaya, pues eso sí que es pueril. ¿Cómo sé que no me gusta comer mierda de perro si nunca la he probado? Pues no sé, huele mal, sale del culo de un perro, tiene mala pinta… Ojo, no comparo un hijo con una mierda de perro, sino la argumentación dada. Al contrario que mucha gente, yo sé lo que supone tener un hijo, pues es cuidado intensivo las 24 horas del día, especialmente el primer año de vida, y yo no quiero eso, es así de fácil. Me siento libre, hago lo que quiero, cuando quiero, como quiero, porque quiero… no voy a cambiar eso, me gusta y pienso vivir así hasta que me muera. ¿No te gusta? Ya sabes lo que dijo Herodes…

Anuncios

One thought on “No quiero tener familia, ¿te parece mal?

  1. MSJD 11 diciembre, 2013 / 2:39

    Comparto tu decisión de no tener familia, considero que se debe a que tienes un intelecto elevado y concentras tus pensamientos de una forma racional, acudes a preceptos de equilibrio y justicia al no querer ser una carga y no hacerte a una. Desde mi punto de vista pienso que las personas que desean tener familia no soportan la idea de no tener propósito, de estar en el mundo para crear problemas y solucionarlos, mientras se quejan de su “destino”, buscan refugio en ideales insensatos y no en hechos. Pese a esto en ocasiones los envidio porque en el caso mío, y tal vez tuyo, es como romper la ilusión y darse cuenta de la carencia de sentido en la que vive el ser humano al haber creado una realidad tan artificial y simplista que pone a sus individuos en una carrera por el éxito; estudiar, trabajar, casarse, y morir, todo envuelto en una reluciente película de apariencias, para que hipócritamente sean capaces de decir que son felices.

    Creo que el propósito de cada ser humano debe ser el de buscar la felicidad, sin embargo esta solo se alcanza estando en equilibrio con el ambiente, y pues hace mucho tiempo que somos demasiadas personas, por consiguiente el ser humano en nuestra sociedad alcanza la “felicidad” de dos formas limitando a los demás, acaparando los recursos, o despojándose de ellos y fiando su propósito a aspecto intangibles como la religión.

    En el caso de una persona racional no resta más que aceptar la sociedad, tratar de cambiarla, y de comprender sus probabilidades abandonarla, puede que caiga en la misantropía, ¿pero que persona realmente inteligente no es?

    Tengo 23 años, toda mi vida he pensado igual, he repudiado a las personas comunes que se enfrascan en problemas estúpidos, y que tan solo les interesa la vanidad de sus vidas, espero que al morir sea olvidado y mi conciencia desaparezca. No sé si para la pregunta que te hacen sobre qué vas a hacer cuando seas mayor te sirva mi plan, este es retirarme a una selva o bosque, trabajar como ecologista y eventualmente morir de frio o enfermo en la compañía de la callada pero sensata soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s