Blanca Suárez se apunta a la moda del Photoshop

Hace ya un tiempo publiqué en este mismo blog una entrada en la que aparecía la actriz española Blanca Suárez con una tripita que nada tenía que ver con un posible embarazo, sino más bien con una acumulación de grasa abdominal. Aquéllo no me pareció criticable, no todos debemos tener un cuerpo de 10 para salir a la calle o ir a la playa, pero cuando hacemos una campaña publicitaria para una línea de bikinis de Women’s Secret, quizás la cosa cambie.

Blanca Suárez no es modelo, luego sus posibles defectos físicos, esa grasa acumulada aquí o allá, se puede perdonar. Lo que no es coherente es que, tras la sesión fotográfica, se decida, aún no se sabe si de mutuo acuerdo por ambas partes (actriz y empresa), retocar las fotos usando Photoshop para adelgazar las piernas, reducir la cadera y aumentar los senos.

Blanca Suárez, sin y con Photoshop

Parece que hasta le han definido más la zona abdominal, cuando está claro que la chica está lejos de tener siquiera las formas de la tableta de chocolate. Es una pena que la imagen sacada del vídeo promocional “Boat movie” no sea más nítida, porque quizás nos quedarían más claros otros aspectos retocados, pero salta a la vista que la chica de la foto de la izquierda dista bastante del modelo original, en la foto de la derecha.

Es una pena que se hagan estas cosas, pero sobre todo lo lamentable es que no se advierta del retoque. Recordemos que, en este caso, muchas mujeres intentan seguir o copiar unos cánones de belleza marcados, también en este caso, por la actriz española en la campaña publicitaria. Una chica con un cuerpo similar al de Blanca Suárez quedaría frustrada delante del espejo al probarse el mismo bikini y ver que el resultado final poco tendría que ver con la fotografía usada para vender el producto. Una lástima.