Famosas delgadas: Katie Holmes

Katie Holmes no levanta cabeza, al menos en mi lista de famosas poco agraciadas. La he puesto por aquí sin maquillar, perdiendo todo su atractivo, y también con esas arrugas en la tripa que tan desagradables parecían. Ahora aparece esquelética, delgada a más no poder, y aunque es posible que en la primera foto esté metiendo tripa voluntariamente, está claro que necesita ganar algunos kilos. No sé a cuánto está el kilo de placenta en el mercado, pero su marido Tom Cruise debería comprarle algo nutritivo para que no tenga que pasar dos veces por el mismo sitio para ser vista.

Katie Holmes

Famosas guapas: Keira Knightley

He decidido que esta chica debería ir a las dos categorías más lógicas: famosas guapas y famosas delgadas. Sin embargo, en su defensa diré que ha cambiado mucho, a mejor, en los últimos tiempos. Yo recuerdo haber visto fotos de Keira en los huesos, muy delgada y dando la sensación de tener una salud débil. Sin embargo, en la foto de abajo, la sensación es toda la contraria. Está claro que ha conseguido alcanzar un cuerpo atlético, fuerte y muy bien definido. Vamos, a mí me encanta cómo está ahora. No me gusta el bikini que lleva, eso también debo decirlo, y creo que unos pechos más grandes le harían ganar aún más atractivo, pero por lo demás… se ve que está fuerte, no como antes. Ah, y el piercing también sobra, es horroroso.

Keira Knightley

Famosas delgadas: Paula Vázquez

Inauguro categoría nueva con famosas delgadas, pero una delgadez preocupante por ser exagerada. Y la verdad es que no me gusta empezar con Paula Vázquez, uno de mis pocos amores platónicos, pero es que la foto de la portada de la revista ‘In Touch’ parece no dejar lugar a la duda. Esta foto, de hecho, ha sido motivo de polémica entre la revista y la famosa presentadora, como recogí en esta entrada hace poco tiempo. Desde aquí solo puedo decir que Paula seguirá siendo mi amor platónico hasta que me vaya de este mundo o hasta que caiga rendida a mis pies, y algo me dice que lo segundo nunca llegará, jajaja.

Paula Vázquez