Sobre la caída del cabello

La verdad es que yo, que me he visto afectado por este problema, tengo una opinión clara al respecto después de diversos tratamientos y consultas clínicas: la calvicie tiene un altísimo componente genético. Es decir, un hombre (especialmente el género masculino es más sensible a la pérdida de cabello) será calvo si tiene antecedentes de calvicie en la familia. No ha de ser necesariamente así, puesto que mi hermano tiene 37 años y no está calvo. Pero claro, con un padre calvo, abuelos, tíos y primos con problemas de calvicie, mi camino estaba medianamente marcado.

Obviamente, cuanto más descuidemos el pelo, peor, más débil estará, pero ello no implica necesariamente que deje de salir pelo nuevo. Y el problema no es que el pelo caiga, sino que no vuelva a salir. Para evitar la caída del pelo, si la causa es genética, lo único realmente eficaz es la Propecia (o el Proscar en dosis más pequeñas). Eso paraliza la caída y, en el caso de la coronilla, puede provocar que salga algo de pelo. No obstante, lo general es que el cabello perdido no vuelva a salir. ¿Solución? Microinjertos capilares. Ojo, existen actualmente dos técnicas: la tira y pelo a pelo. La primera es la más extendida pero la más agresiva, pues supone perder un trozo de piel de la nuca del cual pueden obtener folículos. El resultado además deja mucho que desear. La segunda es la que yo elegí hace un año y el resultado es buenísimo, sencillamente espectacular. Es caro pero si alguien quiere recuperar su pelo, es la mejor vía.

10 preguntas y 10 respuestas sobre la caída del cabello.

1. ¿Existe alguna prueba para saber si me quedaré calvo? Existe una prueba que consiste en recoger con un bastoncillo una muestra de la mucosa oral. Analizando la presencia de un gen, según sus artífices, se podrá pronosticar el riesgo de una persona a tener alopecia androgénica o común. Sin embargo, en este trastorno no está implicado un solo gen, sino varios. De hecho, aún faltan piezas para poder componer el puzzle del mapa genético de la alopecia, por lo que este test no es tan eficaz como dice.

2. ¿Los tratamientos preventivos realmente funcionan? Numerosos anuncios publicitarios ofrecen productos para prevenir la alopecia. Sin embargo, sólo dos han demostrado su eficacia en estudios científicos. El minoxidil, una solución tópica, y el finasteride, por vía oral. Si se utilizan bien, consiguen frenar la caída del cabello.

Hay que tener en cuenta, señalan los dermatólogos, que la calvicie no se desarrolla ni en un año ni en cinco; lo hace desde el momento en que empieza hasta que la persona se muere, por lo que el tratamiento preventivo debería realizarse siempre. Si se deja, el trastorno se reinicia.

3. ¿Es cierto que estas soluciones disminuyen el deseo sexual?Aunque es muy poco frecuente, en menos del 2% de los casos, sí puede ocurrir y de hecho, los médicos siempre se lo advierten a sus pacientes. Si la persona notara que su libido se reduce, la situación es reversible. Bastaría con abandonar el tratamiento.

4. ¿Se puede recuperar el pelo perdido? El pelo no se cae de repente. El proceso es progresivo. Cae un pelo y sale otro más débil. En definitiva, va perdiendo fuerza poco a poco. Dependiendo de la fase en la que se encuentre, sí se puede recuperar. Pero cuando desaparece del todo, la única vía que queda es la cirugía, con microinjertos capilares. El único requisito es que la persona conserve cabello suficiente en otras zonas para realizar el trasplante.

5. ¿Por qué la calvicie afecta menos a la mujer? Afecta al 12%-20% de las mujeres de 30 años y a más del 41% de las de 70 años. La alopecia androgénica está muy relacionada con el exceso de testosterona y las mujeres, en principio, tienen tasas muy bajas de esta hormona. “Cuando experimentan alteraciones hormonales y aumenta la testosterona (ovario poliquístico, menopausia, etc.), entonces el riesgo también incrementa”, señala Álex Camps, dermatólogo especialista en tricología (parte de la Dermatología que se ocupa del estudio del pelo) de la Clínica Teknon de Barcelona y miembro de la AEDV.

6. ¿Es cierto que tener canas significa que no te vas a quedar calvo? Las canas no tienen ninguna relación con la caída del cabello. En general, el hombre que llega a edad avanzada con pelo lo tiene blanco. Si se le ha caído no puede tenerlo canoso.

7. ¿Lavarse el pelo todos los días favorece la caída del cabello? ¿Qué champú elijo? Rotundamente no. El champú no hace que el pelo caiga. “El cabello que se desprende con los lavados está previamente dañado o ‘enfermo’. El pelo que cae al lavarlo lo haría también al peinarlo o incluso con el simple roce de la almohada”, subraya José Carlos Moreno, jefe de servicio del Hospital Reina Sofía de Córdoba y miembro de la AEDV. Sin duda, el cabello puede lavarse a diario. Lo ideal, en una persona sana, es un producto de uso frecuente, sin más indicación. Ni los antigrasa ni los anticaída tienen ningún efecto especial. Sólo los anticaspa pueden ayudar a corregir la descamación del cuero cabelludo.

8. ¿El uso de mascarillas, acondicionares, fijadores, cremas suavizantes o lociones para proteger el pelo del sol es perjudicial? No se ha demostrado que lo sean. Estos productos ayudan a tener un buen aspecto del cabello. Ahora que se acerca el verano, cabe subrayar el objetivo de las lociones que protegen de los UVA del sol. Y, por cierto, recuerdan los dermatólogos consultados, tampoco los sombreros, ni las gorras ni los cascos suponen un problema. Es un bulo. Pensar que podrían asfixiar la raíz si se aplican en el cuero cabelludo y favorecer la alopecia. El pelo recibe inervación por la raíz: no respira.

9. ¿La caída del cabello puede estar determinada por acciones como la permanente, los alisados, los tintes o algunos peinados? ¿El uso de secadores y planchas del pelo pueden favorecerla? En principio, ninguna de estas opciones producirá alopecia. Pueden cambiar la estructura del pelo o romperlo, pero son problemas que se solucionan cuando sale cabello nuevo.

Lo que sí puede afectar a la raíz del cabello son todas las acciones que supongan una fuerte tracción del pelo (el uso de las planchas del pelo, peinados agresivos, pequeñas y finas trenzas, las extensiones, coletas, moños, etc.). Al tirar del cuero cabelludo, se genera inflamación del folículo y se produce pelo de peor calidad. Al cabo de mucho tiempo, siempre y cuando este tipo de acciones se repitan con frecuencia, pueden aparecer zonas con menor densidad de pelo, lo que se conoce como alopecia por tracción. Se trata eliminando la tracción y, normalmente, el pelo se recupera, pero en algunos casos puede requerir tratamiento médico.

10. ¿Qué peine debo elegir y cómo debería usar el secador para no dañar mi pelo? El peinado debe ser poco traumático, cuanto más corto sea el cabello, mejor. En cualquier caso, es conveniente elegir un peine de púas anchas y separadas y, en cuanto al material, los metálicos son más higiénicos.

Anuncios