Suiza. Guía de viajes y turismo.

Acabo de lanzar mi última guía de viajes y turismo, en este caso se trata de Suiza. He aprovechado mi reciente viaje a Suiza para hacer esta guía del país helvético, un país con mucho encanto y muchas cosas interesantes que ver.

Espero que os gusten todas, yo estoy satisfecho con el resultado obtenido.

Podéis ver la guía en http://www.viajarporsuizaeslomio.es/

Basilea. Guía de viajes y turismo.

Acabo de lanzar mi tercera guía de viajes y turismo, en este caso se trata de la ciudad de Basilea. He aprovechado mi reciente viaje a Suiza para hacer esta guía de una de las ciudades más bonitas y más grandes del país helvético. Poco a poco iré sacando guías de las otras ciudades de Suiza que visité el pasado verano.

Espero que os gusten todas, yo estoy satisfecho con el resultado obtenido y poco a poco también iré metiendo contenido nuevo en cada una de ellas.

Podéis ver la guía en http://www.viajarporbasileaeslomio.es/

Vídeos de Basilea, Suiza

Después de haber pasado bastante tiempo arreglando fotos y vídeos, ya me he puesto a subir algunos de los vídeos que pude grabar durante la semana que pasé en Suiza. En esta entrada dejo los que grabé en Basilea, una ciudad situada al norte del país y que hace frontera con Francia y con Alemania. Cabe destacar el paso por la ciudad del Rin, uno de los ríos más famosos de Europa y que divide a la ciudad en dos partes.

 

 

Mi primera experiencia volando con easyJet

Y posiblemente la última, porque solo puedo decir que han sido dos vuelos, tanto el de ida como el de vuelta, con una impuntualidad altísima.

Para empezar, el vuelo de ida Madrid-Basilea salió con 2 horas de retraso para un vuelo de 2 horas de duración. La excusa que nos dieron, ya dentro del avión, es que el vuelo que llevó el avión hasta Madrid desde Casablanca había sido retenido una hora en Marruecos por causas desconocidas (o seguramente conocidas pero que no nos quisieron decir). Con esas 2 horas de retraso yo tenía complicado llegar a la estación de tren de Basilea y coger el tren que me llevase hasta Zurich, mi verdadero destino. Tuve suerte porque cogí el penúltimo, y si hubiese llegado 20 minutos más tarde, ni siquiera habría cogido el último.

El vuelo de vuelta fue aún peor, ya que el retraso fue de 3 horas, sin justificación alguna por parte de easyJet y sin información alguna por parte de la compañía, solo sabíamos lo poco que salía en los monitores. Al final nos dieron como hora de embarque las 23:40, y el riesgo radicaba en que si el avión no despegaba antes de las 12 de la noche, aunque estuviésemos todos dentro del avión, tendríamos que volver a la terminal, desembarcar y verlas venir porque seguramente la compañía no se habría hecho cargo de los pasajeros (clientes, a fin de cuentas). Tuvimos suerte porque el avión despegó a las 23:55, pero no todo terminó ahí. Cuando llegamos a Barajas, a las 2 de la madrugada (teníamos que haber llegado a las 11 de la noche), los de AENA quisieron, en mi opinión, vengarse del retraso causado por la low cost. ¿Qué fue lo que hicieron? Llevaron el avión hasta un finger pero no lo engancharon, así que estuvimos esperando 20 minutos dentro de la cabina hasta que llevaron una escalera a la puerta trasera y un par de autobuses para acercarnos a la terminal.

En definitiva, fue una vergüenza. Esto mismo no lo he vivido nunca con una de las compañías tradicionales, lo cual no quita para que suceda con frecuencia. Sin embargo, lo que sí tengo claro es lo que vi con mis ojos: todos los vuelos de easyJet que salieron de Basilea ese día tenían un retraso fuerte. Parece que low cost también significa low service. Una pena.