Amistades que desaparecen y tiempo después vuelven a dar señales de vida

Pongo amistades aunque realmente deberían ser “amistades”, y quizás ni siquiera eso, debido a la forma en la que tratan a la gente. No sé qué me pasa últimamente pero me estoy empezando a rebelar contra este tipo de situaciones, me hartan y me cabrean, me indignan, me ponen furioso.

Veamos, la situación es la siguiente. Hace más de año y medio conozco una chica extranjera pero de habla hispana con la que entablo una buena conversación. Sin embargo, la cosa empieza a torcerse al poco tiempo cuando yo digo que no tengo pareja ni intención de tenerla, que estoy bien siendo soltero y que no necesito ni quiero cambiar eso porque me encuentro muy bien. La chica ve eso como un error y le parece muy mal, intenta guiarme por el buen camino (ya se sabe que no hay un buen camino, sino muchos caminos y cada uno elige el suyo) pero ante la falta de colaboración por mi parte, se empieza a enfadar.

Sin embargo, muy amablemente me dice que ella no dejará de hablarme por pensar como pienso, y entonces ya me hago a la idea de que, efectivamente, dejará de hablarme. Y así fue, porque la gente suele ser bastante intolerante hacia las formas de ser de otras personas que no van en sintonía con su forma de ser. Eso sucedió en febrero de 2014, y no tuve noticias de ella hasta hace 3 días, cuando me saluda por Facebook, ante mi sorpresa.

Con cautela y por educación, respondo al saludo. Comenzamos a tener una breve conversación hasta que, sin comerlo ni beberlo, me suelta que está, y voy a decirlo de manera medianamente vulgar, preñada. Porque la gente así no se queda embarazada sino preñada, con un bombo, y eso que ni siquiera supe si era deseado o fruto de un accidente después de una noche de alcohol y sexo. Claramente vi que aquel saludo no tenía que ver con un deseo por retomar esa “amistad” conmigo sino, más bien, con el hecho de restregrarme una falsa felicidad como si a mí me fuera a afectar de alguna manera.

A mí me da igual si está preñada o no, de quién está preñada, si es que conoce al padre, si tiene cómo pagar los gastos del futuro bebé (bastardo o no) y todas esas cosas. Como si se cae por un barranco, me da igual. Pero tocarme los huevos para decirme “mira, soy feliz y tú no” me cabrea sobremanera. Para empezar, porque cada uno es feliz a su manera, y para seguir, porque ella no es quién para tratarme así.

Evidentemente ahí se terminó la conversación, ejercí la maravillosa y bendita opción que tiene Facebook para bloquear perfiles y espero y deseo no saber nunca más de ella.

Anuncios

Mis deberes como hombre son los que yo mismo me imponga

No sé muy bien por dónde empezar esta nueva entrada. Quizás aclarando ahora cosas que posteriormente podrían sonar a lo que no son. De machista tengo lo mismo que de ladrillo de arcilla: absolutamente nada. Defiendo lo que creo que es mío y lo que me conviene e interesa, sea en contra de los intereses de una mujer o de un hombre. Creo en la igualdad de género aunque soy consciente de que ésta no existe en la realidad y hay grandes diferencias entre hombres y mujeres en muchos aspectos de la sociedad.

Sin embargo, y aquí empiezo a desarrollar mi pensamiento, creo que la mujer se hace un flaco favor a sí misma en toda esta “lucha” en favor de la mencionada igualdad de género. Durante estos últimos meses me he encontrado con más de una mujer (y más de dos) que me ha dicho que mis deberes como hombre son estos o aquellos. ¿Perdón? Yo no tengo deberes como hombre, sí como persona y sí como hermano e hijo, pero como hombre me temo que no. No es mi obligación ser el primero en saludar a una mujer, como no es mi obligación invitar a una mujer (amiga) a un refresco, como tampoco es mi obligación enviarle una foto por Whatsapp a nadie.

Sí, me he encontrado con todos estos “deberes” y no he cumplido con ninguno porque no me ha dado la real gana. Resulta que saludar, ese acto tan sencillo, es un símbolo de buena educación y lo puede realizar tanto el hombre como la mujer. Si uno quiere saludar lo hace, y si no, pues no lo hace. A veces no hay ganas de entablar una conversación con una persona determinada y no se saluda, y a veces sí por educación o porque realmente apetece. Pero yo no me veo con ninguna obligación de decirle a una mujer “Buenos días” por el simple hecho de ser yo el hombre y ella la mujer, eso es una estupidez.

También parece que tengo que invitar a toda mujer (amiga) porque yo soy el hombre y ella la mujer. Cuando hablo de invitar pues me refiero a una cena, un refresco, un cine, un viaje, un coche, una casa… Vale, quizás estas dos últimas sean algo exageradas pero no las primeras, incluida la del viaje. Si fuera millonario claro que invitaría, pero el dinero no me llega del cielo por ser hombre sino por trabajar, o quizás por una herencia, pero no es el caso. Y para trabajar estamos capacitados unos y otros. ¿Que los hombres ganan más dinero haciendo el mismo trabajo? Así es, una gran injusticia y soy el primero en denunciarlo. ¿Que un hombre tenga que invitar a una mujer por el hecho de ser hombre cuando quizás ella tiene mejor trabajo y salario? Ahí tengo que estar completamente en desacuerdo. Qué decir ya sobre un viaje, donde el gasto se multiplica, y encima me han llegado a pedir/exigir que pague yo al canguro de sus hijos. Haber usado protección, qué culpa tendré yo de eso.

Finalmente, siendo el caso más reciente, me han dicho que mi deber como hombre es enviarle una foto a una chica que me la ha pedido por Whatsapp y no muy amablemente. Uno puede pedir algo de buenas maneras y aceptar que se le diga que no, también de buenas maneras. Sin embargo, cuando a uno le exigen una foto para “ya” y se niega y le dicen que su deber es enviar la foto porque es la mujer quien pide… Pues mi indignación es mayúscula, obviamente.

El hombre, creo yo, ha de ser educado y caballeroso, pero eso no le puede convertir en esclavo de nadie. Invitar a una dama a cenar está muy bien, pero no hasta la ruina, y complacer a una dama está muy bien, pero no hasta la pérdida de dignidad.

Sobre el mal de los celos y el orgullo

Me he decidido a escribir en mi blog sobre algo que me ha pasado recientemente y que no deja de llamarme poderosamente la atención. La gente a veces se comporta de un modo infantil, o quizás ni siquiera sea eso sino parte del ser humano, y por ello es capaz de perder amistades forjadas durante tiempo.

Evidentemente no es que yo me considere un ejemplo a seguir en nada, pero sí intento no caer en aquellas cosas que critico con vehemencia, pues tendría que mirarme al espejo y ver lo tonto que sería actuando de esa manera. En esta ocasión, se trata de un problema de celos y orgullo, o al menos yo lo interpreto así.

El problema viene con una amiga, extranjera ella pero de habla hispana, con la que tenía (creo que ya puedo hablar en pasado) una buena relación de amistad. Esto fue así hasta hace un par de semanas, momento el que ella fracasó en un vano intento por darme celos. ¿Qué fue lo que pasó? Sencillo: me dijo que no me preocupara si conocía a otros chicos porque solo eran citas. A mí, que me preocupaba poco o nada si quedaba con otros chicos y menos aún lo que hacía con ellos, le dije mi parecer, y ese fue el comienzo del fin de esta relación de amistad.

Aunque parezca increíble, o quizás no lo parezca, dejó de hablarme de inmediato. No dije ni una sola mala palabra, no me burlé, no fui a hacer daño ni nada parecido. Tan solo dejé claro que no me preocupaba lo más mínimo si quedaba con otros chicos o no, ése no era mi problema sino cosa suya, de su vida privada. Pensé que se lo tomaría con filosofía, algo normal, pero resultó todo lo contrario. Creo, y solo creo, que intentó ponerme celoso con ese comentario, porque estoy seguro de que ella tiene la posibilidad de quedar con muchos chicos allí en su país, pero no tiene que decirme nada al respecto porque no viene a cuento. Sin embargo me lo dijo, y creo que su único objetivo era ponerme celoso. Yo ya empiezo a tener una edad y me importa un bledo lo que los demás hagan con su vida privada siempre y cuando a mí no me afecte en lo personal. Como en este caso no había afectación alguna, le hice ver mi punto de vista. Su consiguiente enfado y silencio me ha hecho pensar que ha pecado de orgullosa, se ha equivocado con respecto a mí y ha arruinado una amistad por una pequeña tontería.

Lanzó el anzuelo, no piqué y se ha enfadado. Así es la vida. A eso se le añaden luego interpretaciones incorrectas por su parte sobre un tema que no viene al caso y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

¿Moraleja? Sed vosotros mismos, y si los demás os dejan de hablar, peor para ellos.

Blog de noticias de turismo

Desde hace un tiempo me surgió la idea de realizar un blog a través de WordPress para tratar y comentar todas aquellas noticias relacionadas con el mundo del turismo, información útil para aquellas personas que viajan con frecuencia y que quieren disfrutar de sus viajes de la mejor manera posible.

Muchas son las noticias que se publican diariamente relativas al turismo, como la apertura de hoteles, la inauguración de terrazas veraniegas, posibles huelgas, datos sobre visitantes en una determinada ciudad o en un determinado país… y yo pensé que sería bueno darles el mayor eco posible desde un pequeño blog que empezó a funcionar ayer mismo.

Poco a poco espero poder darle un buen volumen de contenido con información útil y práctica, y espero que a la gente le guste y le resulte interesante.

Aquí os dejo la página: Blog de noticias de turismo

Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 58.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 21 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Unos 55,000 turistas visitan a Liechtenstein cada año. Este blog ha sido visto cerca de 170.000 veces en 2012. Si fuera Liechtenstein, se necesitarían alrededor de 3 años para que todos lo vean. Tu blog tuvo más visitas que un pequeño país en Europa!

Haz click para ver el reporte completo.

Blog de música – Adictosalamusica.com

Publico esta entrada para promocionar un poco la página web que mi hermano acaba de sacar: http://www.adictosalamusica.com/

Evidentemente se trata de un blog de música apto para todos los oídos pues trata una gran variedad de estilos musicales, aunque hace especial hincapié en los que a él más le gustan. Yo reconozco que a mí me gusta la música pero me quedo corto en comparación con la cantidad de canciones que tiene (es muy aficionado a usar iTunes).

Espero que os guste y que los contenidos nuevos que vaya incorporando os den más pistas sobre sus gustos musicales.