Tinder y las españolas

Tinder y las españolasTinder y las españolas, qué mundo. Hace ya dos años casi y medio que uso Tinder y unos 4 meses usando la versión Gold. El fracaso nacional es absoluto para mí. Lo que triunfo fuera no lo veo dentro ni de broma. Es como un mal chiste. ¿Las causas? Pueden ser variadas. Que me consideren feo es lo más probable. Como si ellas fuesen bellezas, jajaja. Pero me parece que hay algo más.

Vaya por delante que soy de los que cree que las mujeres valoran el físico tanto como un hombre o más. Aunque luego ellas también tienen muy presente el tema “espiritual” o “sentimental”. El hombre es mucho más físico, sexual. Ellas son aceite y nosotros somos agua. Se pueden juntar pero no mezclar. Se entiende, ¿verdad?

En mi caso, como decía, creo que el tema físico no lo paso para la inmensa mayoría de usuarias españolas. Qué mal por mí, un chico alto, delgado, que hace deporte, no fuma, no bebe, no se droga. Me gusta leer, ver películas, viajar, los animales. Viendo los despojos humanos que hay por ahí como Rafa Mora, es triste ver que ese tipo de hombre está mucho mejor visto y valorado por la mujer española. Sí, doy fe.

Luego está el tema personal. Yo al principio hacía una breve descripción de mi personalidad. Cero likes. Intenté mejorar la descripción. Cero likes. Intenté ser más gracioso. Cero likes. Intenté poner mejores fotos de mi cara. Cero likes. Tengo claro que de tener tableta de chocolate y poner fotos mías en la playa, tendría muchos likes. El verano pasado, de repente, tuve 2-3 likes de chicas agradables. Pero había algo raro en aquellas conversaciones. Todo era “jajajajaja” por su parte. A ver, soy gracioso pero no tanto. Y de repente, todas desaparecieron sin dejar rastro. Es decir, bots. Se puede entablar una conversación medianamente normal pero poco más. Ahí se acabó mi éxito español. Luego llegó noviembre, viaje a Bahamas, activación de Tinder en Bahamas y… ¡éxito! Al poco tenía 3-4 likes, más que en España en 2 años. Lo dicho, patético.

Es ahí cuando decido activar Tinder Gold hace 4 meses. Y veo que hay gente a la que le gusto. Actualizo mi descripción y la escribo también en inglés. No tendré tableta de chocolate ni seré guapo pero hablo dos idiomas. Voy a República Dominicana. Y también tengo éxito, ¡vaya! Sin embargo algunas tardan semanas en responder y para entonces ya estoy de vuelta en España. Aquí veo perfiles como el de la imagen. Y es que eso es, desgraciadamente, lo habitual.

Merece la pena leerlo y echarse unas risas. Ella exige, en cierto modo, una altura mínima. Yo le podría exigir un busto mínimo. Claro, yo sería un cerdo machista; ella sería una mujer con clase y con buen gusto. Pero lo que me parece de traca es lo siguiente: “con ideas claras, que sepan lo que quieren”. Yo tengo mis ideas muy claras y sé lo que quiero. Sin embargo, bonita, es muy diferente de lo que quieres tú. Y no por eso soy peor que tú. “Con ganas de conocer a alguien de verdad”. ¿Cómo es eso? ¿Los que no queremos lo mismo que ella somos de mentira? Como decía antes, ¿somos peores? “Mucha gente confunde la finalidad de esta aplicación”. Pues sí, la primera es ella. Las aplicaciones como Tinder son para conocer gente, y luego sucederá lo que tenga que suceder. No es obligatorio usar Tinder para tener pareja, digo yo.

Claro, que luego veo su canción de culto y me dan ganas de vomitar. Y ese es, desgraciadamente, el nivel de la inmensa mayoría de usuarias de España. Recuerden que luego, oh sorpresa, los malos de la película somos los hombres. Yo tengo otras teorías.

4 meses de Tinder Gold

Tinder GoldYa son 4 meses de Tinder Gold, ¿y qué valoraciones hago? Pues tiene sus ventajas y sus desventajas. Las desventajas también van con la versión gratuita, así que nada nuevo. Las ventajas son obvias: sabemos a quién le gustamos y podemos cambiar de ciudad/país. Las desventajas son las de siempre: mucho perfil falso o sin uso que nos escribe para no quitarnos las ganas de usar la aplicación.

¿He conocido gente interesante? La verdad es que sí, pero la proporción de gente a la que le gusto con gente que mantiene el contacto es muy baja. Actualmente tengo 307 matches. De esos apenas hablan 2 o 3 y tampoco con regularidad. He sacado algún número de Whatsapp que otro. Solo uno o dos puedo decir que han merecido la pena. La tasa de desaparecidas es muy alta, especialmente en la aplicación. La mayoría de las usuarias que quiere match conmigo usa Tinger Gold: sospechoso. La enorme mayoría no responden a un mensaje inicial de saludo o dejan de responder al segundo o tercer mensaje.

¿Merece la pena pagar casi 170 euros al año? Pues no lo sé, tengo mis dudas. No estoy seguro de que la gente no valga la pena, o de que haya tanto bot/perfil falso que al final es imposible contactar con personas. Me he movido por algunas ciudades y países del mundo gracias a la app. Rusia es una maravilla, llena de mujeres preciosas, desde los 20 hasta los 45 años. Pero apenas escriben. Muchas no responden al primer mensaje. También he probado en Bielorrusia y Ucrania. Más o menos lo mismo que en Rusia.

Luego está Sudamérica. Hay de todo, aunque la calidad del usuario no varía con respecto a otras apps. Por ejemplo, República Dominicana. Tiene chicas preciosas, jóvenes y mayores. Pero no sé qué pasa que al final siempre me terminan pidiendo dinero (a cambio de nada). Tengo que probar en más países sudamericanos, a ver si tengo más suerte. Y luego tengo que ver cómo me funciona estando en un país o ciudad en particular. Hay gente que solo quiere Tinder (o eso dice) para tener encuentros personales.

En España… jajajaja. No sé si decir todo lo que pienso y quedarme a gusto o si contenerme. Pero creo que lo haré de la siguiente manera. Expondré cómo me va en España con esta aplicación. Es mi ubicación actual, lógicamente. Tengo un like cada 3-4 semanas. Yo le doy a algún like cada semana, por probar. Nada de nada. Cambio a Rusia. Por ejemplo, Moscú. En cuestión de minutos ya tengo likes. Cuando tengo muchos y quiero parar, vuelvo a mi ubicación actual (Madrid) y la cosa se calma del todo. Jajajajaja. Patético.

Me ha resultado igual en países sudamericanos. Juzguen pues ustedes mismos. Pero es lamentable. Eso da para otra entrada, sin duda.

Tinder apesta a bots, no conviene pagar por la versión Gold

Pues sí, Tinder apesta a bots y creo que no conviene pagar por la versión Gold. Es posible que otros usuarios de la famosa red social para ligar opinen otra cosa. Yo respeto eso, pero quiero dar a conocer mi experiencia. He aprovechado también para leer en internet lo que otras personas han vivido. Y también he podido hablar con amigos que usan o han usado Tinder. Y sinceramente, creo que algo huele mal.

Yo me di de alta en Tinder en noviembre de 2016. Entonces adquirí mi actual teléfono, un iPhone 7, con capacidad suficiente para todo tipo de aplicaciones. Decidí usar una famosa aplicación de citas para conocer chicas de Madrid y alrededores. Puse mis fotos, las mejores que pude (no soy Brad Pitt), y escribí una descripción sencilla pero clara.

Durante todo este tiempo, hasta hace mes y medio, solo coincidí con 2 chicas (likes recíprocos, por así decirlo). Una no llegó a escribir nada, y la otra me dio miedo desde el principio. Decía en su descripción que no quería “chicos con mochilas emocionales”. Me habría gustado saber el tamaño de la suya, pero fue una coincidencia breve. Hablamos un poco sobre Tinder, la dificultad de establecer conexiones. Y me vino a decir algo así como que mi perfil era muy flojo. Hoy le encuentro un sentido a aquella extraña conversación.

¿Qué cambió hace mes y medio? No estoy muy seguro, la verdad. Quizás fue el hecho de percibir un detalle del que no me había dado cuenta hasta ese momento. De repente pensé que la imagen de los likes, me gusta o como sea, es una imagen muy pixelada del perfil de la persona que ha dado al corazón verde. Y probé a ver si era capaz de encontrar dichos perfiles a ojo.

Y fui capaz, jajaja. Vaya que si fui capaz. Acertaba sin problemas. Ahí llegó la primera conexión y los primeros mensajes. Una chica que solo mostraba su espalda. Todo muy cordial y educado al principio. Luego, la chica desapareció. No creo que yo dijera nada inapropiado, pero lo acepté y seguí probando suerte.

¡Bingo! Segunda conexión en poco tiempo. Una chica de 37 años de Madrid. Todo muy bien, mucho jajaja, mucho jijiji y todo fluyendo. Sin que yo dijera nada inapropiado, desapareció. Eso ya empezaba a mosquear. Al poco, una nueva conexión, esta vez una chica de 40 años de Madrid, doctora especializada en oncología. Igual que la anterior, todo muy bien. Mucho jajaja, mucho jijiji y todo fluyendo. De repente, deja de escribir. Claro, cuando son varios casos todos similares, uno se da cuenta de que las casualidades NO existen.

Seguí probando y de repente veo que una chica a la que di yo like, acepta. De Madrid, 44 años y con una bonita foto en su perfil. Saludo educadamente y me responde educadamente pero me dice que es muy bajita, que mide 1.65. Bueno, no veo yo el problema. En mi perfil tengo puesto que mido 1.90, tengo las piernas largas pero no es relevante. Cortésmente le digo que la diferencia de altura no es problema, que es mejor una buena conversación. Deja de escribir y a los dos días deshace el match.

Pues qué queréis que os diga, pero apesta a MIERDA de la gorda. El análisis lo hago no solo por esto y por mi no creencia en las casualidades. Resulta que hace 2 años estuve dado de alta en el servicio de pago de Meetic durante un mes. Yo usaba el servicio gratuito pero por mi cumpleaños me ofrecieron un mes con todos los servicios. Acepté y me puse a probar. Contacté con algunas chicas/mujeres. Y había algo raro. El comportamiento era, a grosso modo, muy parecido al de las chicas/mujeres de Tinder. La única gran diferencia es que las de Meetic parecían alanfabetas.

A mí me gusta escribir bien y me gusta que me escriban bien. Puedo aceptar alguna falta de ortografía. Pero una cosa es eso y otra que una chica supuestamente española escriba como si hubiese nacido en la zona más profunda de África y hubiese llegado a España hace 2 meses. Eso sí, como decía, al poco de haber empezado a escribir, desaparecían. Curioso, sin duda. ¿Casualidad? Me temo que no.

¿Son bots? Yo tengo pocas dudas, creo que lo son. ¿Qué gana Tinder usando bots? Que la gente pague por la versión Gold. Actualmente, un mes cuesta 32.99 euros. Cuantos más meses, menos cuesta la mensualidad pero más pagamos en conjunto. La versión Gold nos permite, entre otras cosas, saber quién da LIKE en nuestro perfil. No hay que dejarse la vista para intuir quién puede ser esa persona. Nos permite aparecer primeros en las búsquedas, podremos conocer gente de todo el mundo, etc. Ahora bien, ¿cuántos perfiles reales hay?

Ya para terminar, comentaré un caso verdaderamente llamativo. Había una página, parece ser que ya no existe, que se llamaba Model Meet. Ya os podéis hacer a la idea qué iba. Tú, simple y vulgar mortal, ibas a conocer “modelos” buenorras que se morían por conocer gente con “corazón” que las apreciara más allá de su “físico”. Como reclamo no está mal, ¿verdad? Pero seamos sinceros, eso solo sucede en sueños. Yo me di de alta, sentía curiosidad. ¿Y qué sucedió? A los pocos días tenía unos 30 mensajes de diferentes “modelos” buenorras que se morían por conocerme. A ver, no soy Quasimodo pero tampoco soy Brad Pitt.

Las modelos se juntan con gente bien: futbolistas famosos, actores famosos, deportistas famosos, etc. Yo no tengo ninguna de esas cualidades. Soy una persona normal y corriente. Así que me puse a averiguar. El dueño del sitio aseguraba que eran modelos reales. Los que habían pagado aseguraban que era una estafa, que las chicas no existían. Siempre tenían tendencia a desaparecer, incluso algunas en el último momento: antes de la primera cita.

Yo no tengo problema en pagar por algo. Pago por mi teléfono, mi coche, mi internet. Pero si pago por algo, quiero que ese algo sea bueno, con una calidad que se corresponda a lo que he pagado. Si pago 730 euros por un iPhone 7, quiero un iPhone 7, no un Nokia 3310. Si pago 120 euros al mes por fibra óptica, televisión y telefonía móvil, no quiero ADSL, 3 canales de tv y llamadas limitadas. Luego, si pago 33 euros por conocer gente en Tinder, quiero conocer gente real, no perfiles falsos o bots.

HelloTalk: Miriam, una persona mononeuronal

La vida te da sorpresas, dice la canción. Y vaya que si es así, no para. De un día para otro, una situación aparentemente agradable y apacible se torna en repulsiva y penosa. Lo peor del tema es que no es la primera vez que me pasa y deduzco que no será la última.

Resulta que hay una aplicación para teléfonos móviles que se llama HelloTalk cuya finalidad primordial es permitir a la gente practicar y mejorar el uso de sus idiomas, ya sean los nativos, ya sean los que están aprendiendo. Pero como todos sabemos, al final se trata de una aplicación en la que es posible hablar e interactuar con otras personas de cualquier parte del mundo. ¿Eso qué implica? Que se pueden forjar amistades. ¿Es fácil? Depende de la capacidad neuronal de cada uno.

Vaya por delante que HelloTalk es un campo de nabos, como tantos otros sitios de internet. Y por campo de nabos entiendo que se trata de un lugar lleno de hombres cuyo nivel de testosterona les impide pensar en otra cosa que no sea meterla en caliente (perdón por lo vulgar de la expresión). Así que, de entrada, resulta difícil encontrar otra cosa que no sea un hombre salido que, con el pretexto de mejorar un idioma, anda buscando cosas más “jugosas”.

Sin embargo, es posible encontrar gente agradable. Y como es normal, un chico busca chicas y una chica busca chicos, aunque las chicas suelen ser más abiertas para esas cosas. El caso es que, después de la discusión con el anarquista estadounidense, conocí a una chica del sur de España (tampoco quiero dar excesivos datos) más joven que yo y que le gustó lo que yo había respondido al susodicho anarquista. Empezamos a hablar a través de la aplicación y todo era agradable, ameno, gracioso, entretenido… había armonía entre ambos, y eso es de agradecer.

Esto fue hace bien poco, está claro. Hoy es jueves, ¿verdad? El pasado martes tuvimos una conversación que se alargó hasta las 3:30 de la madrugada, y es que hasta tal punto llegaba esa armonía de la que hablaba antes. De hecho, me dio su número de teléfono para poder seguir hablando por Whatsapp, pero algo había sucedido que me puso en alerta.

Vayamos por partes. Una chica de 23 años que dice tener novio pero que no es feliz con él y que cuando están juntos no hacen cosas de novios, mal asunto. Una chica que dice que se siente feliz cuando habla conmigo, muy mal asunto. Una chica que me dice que quiere tener una pareja que le haga feliz cuando ya tiene novio, fatal asunto. Una chica que quiere saber si yo quiero tener pareja o no, y que a pesar de que yo le digo que no, me insiste en que (yo) debería tenerla (pareja), espantoso asunto.

El caso es que durante la conversación del pasado martes, ella me volvió a insinuar que yo debería tener pareja (obviamente ella sería la agraciada, o no tanto, jajaja). Y yo volví a insistir en que no, gracias, que soltero vivo mucho mejor porque tengo menos problemas que la gente que tiene pareja. Todo quedó bien, o eso creía yo, iluso. Porque el miércoles, es decir, ayer, es decir, al día siguiente de haber tenido una larga y agradable conversación, todo cambió en apenas 1 minuto. Un jodido y miserable minuto. Cuento y luego opino.

Le escribo por Whatsapp, me responde y vuelve a salir con el tema de la pareja, que si he cambiado de opinión. Claro, yo alucino, porque si el martes le he dicho mi opinión, ¿por qué demonios iba a ser diferente al día siguiente? Le digo que no, viva la soltería, y me suelta en una nota de voz algo así como que ella no quiere perder su tiempo (alucino pepinillos) y que si ella quiere tener pareja (que ya tiene) y yo no, pues mejor no seguir adelante. Y eso de que yo no quiero tener la pareja lo tenía meridianamente claro desde antes. Entonces, ¿qué pasó? ¿Qué no quedó claro? ¿Me expresé mal? ¿Es posible que “no quier tener pareja” signifique algo diferente en otras partes de España? Repito, 45 segundos de nota de voz para cargarse las horas y horas y horas de conversaciones de días anteriores. La gente es muy miserable.

¿Mi opinión? Cree el ladrón que todos son de su condición. Claro, una chica que tiene novio desde hace un tiempo y confiesa abiertamente que no es feliz y que no hacen cosas de novios cuando están juntos, poco le importa traicionar las cosas que cree o que quiere y piensa que lo demás somos igual de ruines, pero no es así. Cuando yo digo X, es X. Y si el día de mañana cambio a Z, será porque yo quiero cambiar a Z y lo haré de manera coherente y argumentada, no porque me da la gana. Imaginad lo que puede ser una relación de pareja con alguien así… para pegarse un tiro en la boca, y si da tiempo dos tiros, para asegurarse.

De repente, y en menos de 5 minutos, algo que parecía ser una bonita relación de amistad se termina convirtiendo en una miserable mierda porque una chica quiere que seamos pareja, JODER. Y como yo no quiero, pues todo se va a tomar por culo. Y yo no engaño a nadie, desde el principio dejo claro que no busco pareja ni amor ni chorradas de esas. Pues así, ser una persona graciosa, abierta, simpática y educada me genera estos problemas. Mierda de gente.

Ah, que no se me olvide. Me dijo que yo no sé lo que quiero, jajaja. Yo SI sé lo que quiero: quiero ser soltero. Ella sí que no sabe lo que quiere, que tiene pareja y es una infeliz. De buena me he librado, hay que joderse.

Hiba Abouk sin bragas

Me cuesta entender que nadie vaya por ahí sin ropa interior, pero más me cuesta entenderlo cuando se trata de alguien famosa (más por ser la novia de quién es que por méritos propios), cuando se trata de un acto público y cuando se lleva un vestido con falda corta. Supongo que no le produce ningún tipo de problema que luego esa foto se publique en varias revistas y sea la comidilla de muchas personas, porque estas cosas que yo pienso sobre la ropa interior y los inconvenientes de no llevarla puesta en este tipo de situaciones ya las habrá sopesado ella, aunque quizás imagino demasiadas cosas. Quizás es que el sueldo no le da para bragas…

Hiba Abouk

Amigos, contactos y conocer gente

Aquí está la nueva versión de la página que permite hacer amigos, contactos y conocer gentehttp://www.cadaovejaconsupareja.es/

Se ha cambiado el diseño de manera radical y también el funcionamiento de la misma, pues ha pasado de tener una aplicación propia a depender de las aplicaciones creadas por Easyflirt, una de las páginas más importantes relacionadas con las citas y los contactos online. Ahora viene con más secciones y permite acceder a una red de más de 30 millones de usuarios de todo el mundo. En fin, espero que os guste la página.

Famosas guapas: Paula Vázquez

Si hace pocas semanas salían a la luz unas fotos de Paula Vázquez en la revista ‘In Touch’ donde parecía que la presentadora estaba demasiado delgada, ahora es la revista ‘Cuore’ la que saca otras fotos de Paula Vázquez luciendo cuerpo. Me imagino que esto no hará sino alimentar los rumores de que las fotos de la revista ‘In Touch’ estaban trucadas, posibilidad que yo no niego, pero también es verdad que algunas personas tienen la facultad, por llamarlo de alguna manera, de engordar y adelgazar fácilmente en poco tiempo. No sé si Paula es de este tipo de personas, pero a mí me alegra bastante ver estas fotos de ‘Cuore’. Tendré que irme a veranear a los mismos sitios que ella, para poder hacer yo las fotos a sabiendas de que no usaré programa alguno para retocarlas.

Paula Vázquez

Paula Vázquez