HelloTalk: Viviana, corta de altura y de vistas

Segunda entrada del día y segunda entrada referente a HelloTalk. Pensé que ya había hablado de este caso pero he visto que no, y merece la pena rescatarlo aunque sea un año después. Para los que hayan leído la entrada anterior, esta aplicación para teléfonos móviles permite conocer gente de todo el mundo para practicar y mejorar idiomas, pero también sirve para hacer nuevas amistades.

En este caso, se trata de Viviana, una chica colombiana de pequeña estatura y, por lo visto, también pequeña de mente. Lo más curioso de este tipo de amistades, porque teníamos una verdadera amistad, es que uno siente que tiene buena química con esa persona y que, al final, por una falta grave de control sentimental, todo se echa a perder. En algunos casos, es un problema de deficiencia mental y de no saber tratar a la gente de manera adecuada (caso de Gabriela), pero en otros es un tema puramente sentimental.

Vayamos al caso que nos atañe. Tras varios meses hablando con esta chica, tanto por la aplicación como por Whatsapp, estando unidos en Facebook y en Instagram, teniendo conversaciones de voz prácticamente a diario (desde su casa y desde su trabajo), un buen día todo empezó a cambiar. Sin comerlo ni beberlo, en septiembre de 2016 empezó a no escribir, y mucho menos hablamos de llamadas. Yo pensé que era extraño, y que quizás le había pasado algo porque vivía en Bogotá y quizás alguien le había robado su preciado iPhone 6 (ya me contó algún caso de algún conocido que había sufrido un percance de ese tipo).

Pasaron como dos semanas y obtuve de nuevo respuestas. Pero no me gustaron. Había decidido que tenía que alejarse de mí porque sus sentimientos bla bla bla, y no quería enamorarse ble ble ble. Ya sabéis, las típicas gilipolleces de alguien que se deja llevar por sus sentimientos y empieza a confundir cosas. A partir de ahí, todo fue de culo y cuesta abajo. Un día descubrí que ya no me seguía en Instagram (la excusa fue más propia de un niño de 4 años que acaba de pintar las paredes de casa con pintalabios), luego siguió agrandando los tiempos de respuesta y finalmente ni escribía.

Yo opté por terminar una amistad que, de verdad, prometía muchas cosas bonitas. Incluso habíamos hablado de la posibilidad de hacer juntos un viaje por Europa, ya que ella estaba ahorrando para venir aquí, pero el amor… jajaja. Hay que ser imbécil para creer en esas cosas, y más a determinadas edades.

Finalmente la bloqueé en Instagram, Facebook y Whatsapp y dejé de lado a alguien con quien me había llevado súper bien pero que había confundido velocidad con tocino. Ojalá Dios vuelva a repartir cerebros, hacen mucha falta.

Anuncios

HelloTalk: Miriam, una persona mononeuronal

La vida te da sorpresas, dice la canción. Y vaya que si es así, no para. De un día para otro, una situación aparentemente agradable y apacible se torna en repulsiva y penosa. Lo peor del tema es que no es la primera vez que me pasa y deduzco que no será la última.

Resulta que hay una aplicación para teléfonos móviles que se llama HelloTalk cuya finalidad primordial es permitir a la gente practicar y mejorar el uso de sus idiomas, ya sean los nativos, ya sean los que están aprendiendo. Pero como todos sabemos, al final se trata de una aplicación en la que es posible hablar e interactuar con otras personas de cualquier parte del mundo. ¿Eso qué implica? Que se pueden forjar amistades. ¿Es fácil? Depende de la capacidad neuronal de cada uno.

Vaya por delante que HelloTalk es un campo de nabos, como tantos otros sitios de internet. Y por campo de nabos entiendo que se trata de un lugar lleno de hombres cuyo nivel de testosterona les impide pensar en otra cosa que no sea meterla en caliente (perdón por lo vulgar de la expresión). Así que, de entrada, resulta difícil encontrar otra cosa que no sea un hombre salido que, con el pretexto de mejorar un idioma, anda buscando cosas más “jugosas”.

Sin embargo, es posible encontrar gente agradable. Y como es normal, un chico busca chicas y una chica busca chicos, aunque las chicas suelen ser más abiertas para esas cosas. El caso es que, después de la discusión con el anarquista estadounidense, conocí a una chica del sur de España (tampoco quiero dar excesivos datos) más joven que yo y que le gustó lo que yo había respondido al susodicho anarquista. Empezamos a hablar a través de la aplicación y todo era agradable, ameno, gracioso, entretenido… había armonía entre ambos, y eso es de agradecer.

Esto fue hace bien poco, está claro. Hoy es jueves, ¿verdad? El pasado martes tuvimos una conversación que se alargó hasta las 3:30 de la madrugada, y es que hasta tal punto llegaba esa armonía de la que hablaba antes. De hecho, me dio su número de teléfono para poder seguir hablando por Whatsapp, pero algo había sucedido que me puso en alerta.

Vayamos por partes. Una chica de 23 años que dice tener novio pero que no es feliz con él y que cuando están juntos no hacen cosas de novios, mal asunto. Una chica que dice que se siente feliz cuando habla conmigo, muy mal asunto. Una chica que me dice que quiere tener una pareja que le haga feliz cuando ya tiene novio, fatal asunto. Una chica que quiere saber si yo quiero tener pareja o no, y que a pesar de que yo le digo que no, me insiste en que (yo) debería tenerla (pareja), espantoso asunto.

El caso es que durante la conversación del pasado martes, ella me volvió a insinuar que yo debería tener pareja (obviamente ella sería la agraciada, o no tanto, jajaja). Y yo volví a insistir en que no, gracias, que soltero vivo mucho mejor porque tengo menos problemas que la gente que tiene pareja. Todo quedó bien, o eso creía yo, iluso. Porque el miércoles, es decir, ayer, es decir, al día siguiente de haber tenido una larga y agradable conversación, todo cambió en apenas 1 minuto. Un jodido y miserable minuto. Cuento y luego opino.

Le escribo por Whatsapp, me responde y vuelve a salir con el tema de la pareja, que si he cambiado de opinión. Claro, yo alucino, porque si el martes le he dicho mi opinión, ¿por qué demonios iba a ser diferente al día siguiente? Le digo que no, viva la soltería, y me suelta en una nota de voz algo así como que ella no quiere perder su tiempo (alucino pepinillos) y que si ella quiere tener pareja (que ya tiene) y yo no, pues mejor no seguir adelante. Y eso de que yo no quiero tener la pareja lo tenía meridianamente claro desde antes. Entonces, ¿qué pasó? ¿Qué no quedó claro? ¿Me expresé mal? ¿Es posible que “no quier tener pareja” signifique algo diferente en otras partes de España? Repito, 45 segundos de nota de voz para cargarse las horas y horas y horas de conversaciones de días anteriores. La gente es muy miserable.

¿Mi opinión? Cree el ladrón que todos son de su condición. Claro, una chica que tiene novio desde hace un tiempo y confiesa abiertamente que no es feliz y que no hacen cosas de novios cuando están juntos, poco le importa traicionar las cosas que cree o que quiere y piensa que lo demás somos igual de ruines, pero no es así. Cuando yo digo X, es X. Y si el día de mañana cambio a Z, será porque yo quiero cambiar a Z y lo haré de manera coherente y argumentada, no porque me da la gana. Imaginad lo que puede ser una relación de pareja con alguien así… para pegarse un tiro en la boca, y si da tiempo dos tiros, para asegurarse.

De repente, y en menos de 5 minutos, algo que parecía ser una bonita relación de amistad se termina convirtiendo en una miserable mierda porque una chica quiere que seamos pareja, JODER. Y como yo no quiero, pues todo se va a tomar por culo. Y yo no engaño a nadie, desde el principio dejo claro que no busco pareja ni amor ni chorradas de esas. Pues así, ser una persona graciosa, abierta, simpática y educada me genera estos problemas. Mierda de gente.

Ah, que no se me olvide. Me dijo que yo no sé lo que quiero, jajaja. Yo SI sé lo que quiero: quiero ser soltero. Ella sí que no sabe lo que quiere, que tiene pareja y es una infeliz. De buena me he librado, hay que joderse.

Livemocha, una ventana extinta para conocer gente nueva

Hace aproximadamente un año y medio encontré una página web que permitía a sus usuarios practicar y mejorar un idioma con ayuda de nativos. Como eso suele ser una oportunidad interesante para ayudar y conocer gente nueva, me di de alta y comencé a ver su funcionamiento. Se llamaba Livemocha, y hablo en pasado porque ya cerró (por motivos desconocidos).

La forma de funcionar era sencilla. Había que crear un usuario, rellenar unos pocos datos y comenzar a corregir los ejercicios que los otros usuarios hacían, en este caso en español. De esa forma, a veces era posible conocer gente a través de mensajes privados, y eso me gustó porque siempre creo que es bueno tener la mente abierta, siempre y cuando uno tenga la libertad para hacerlo.

De esa manera, casi de forma instantánea, comencé a enviar y recibir mensajes de personas de todas partes del mundo interesadas en mejorar su nivel de español, algo que a mí particularmente me llena de orgullo (y satisfacción, que diría el rey emérito). De todas las personas que se pusieron en contacto conmigo, trabé buena amistad especialmente con 3. Todas ellas chicas, y todas ellas de diferentes partes del mundo.

Sin embargo, y por diferentes causas que analizaré en entradas posteriores, todas estas amistades han terminado. Debo admitir que yo tengo mi parte de culpa, es evidente. A mí me gustaría llevarme bien con todo el mundo pero eso es imposible. Tengo una personalidad muy marcada y un carácter bastante fuerte. Eso no quiere decir que yo sea una persona poco tratable, al contrario, pero tengo mis ideas y las defiendo hasta la extenuación.

Pronto tendré las 3 historias publicadas, todo es cuestión de dejar que fluya la inspiración.

Páginas web donde conocer gente y mejorar nuestro nivel de idiomas

Hace tiempo vengo usando algunas páginas web en la que es posible conocer gente de otras nacionalidades y mejorar el nivel de idiomas gracias a la práctica con nativos. En mi caso particular, me viene muy bien para practicar inglés, pues no considero tener un nivel alto y siempre viene bien tener conversaciones a diario, aunque sea por escrito, para no olvidar palabras o usos gramaticales del idioma en cuestión.

Yo voy a aconsejar dos páginas web, ninguna mejor que otra, ambas con pros y contras, y en las cuales he conocido gente de todas partes del mundo interesadas principalmente en mejorar su nivel de español o iniciarse en el mismo, aunque también he conocido gente con ganas de hacer nuevas amistades.

  1. InterPals: a nivel de página web está muy bien creada, más parecida a una red social donde conocer gente de todas partes incluyendo nuestros intereses en cuanto a idiomas pero también pudiendo incorporar fotos para darnos a conocer de mejor forma. Hay usuarios de prácticamente cualquier parte del mundo aunque, por desgracia, proliferan los scammers con perfiles, principalmente, de Africa y de Estados Unidos. La comunidad es bastante grande y se puede aprender o mejorar cualquier idioma.
  2. Livemocha: esta página web está más enfocada al aprendizaje y mejora de idiomas, con ejercicios de distintas dificultades que otros usuarios nativos corrigen. Sin embargo, el funcionamiento de la misma es bastante penoso, y creo que su mala adaptación para el uso en dispositivos móviles hace que, muchas veces, la gente no escriba mensajes. Lo mejor suele ser intercambiar el número de whatsapp. Tampoco aparecen las fotos de los usuarios aunque estos las pongan, y los perfiles aparecen muchas veces incompletos.

Antiguamente usaba una bastante interesante, donquijote.org, pero me parece que hay una evidente falta de mantenimiento en la sección de penpals y es muy pobre a nivel funcional.