La sonrisa de Lindsay Lohan

Está claro que la fama no siempre trae cosas buenas. Entre otras cosas malas, suele siempre haber una nube de fotógrafos/paparazzi alrededor del personaje en cuestión que retratan cualquier cosa. Si, además de eso, el famoso tiene malos hábitos, como fumar o cosas peores, las fotos tendrán resultados aún más negativos. En el caso de Lindsay Lohan, que tantas entradas tiene en mi blog, casi cualquier fotografía es negativa si antes no ha pasado por Photoshop. En este caso, alguien se ha fijado en los dientes de la actriz americana y en el grave deterioro que han sufrido en los últimos meses. La sonrisa de antaño, blanca y radiante, se ha convertido en amarillenta y llena de manchas. Nada que no se pueda arreglar con unas buenas fundas de porcelana, pero estar así sin haber llegado a los 30 años es realmente triste.

Lindsay Lohan

Famosas feas: Lindsay Lohan haciendo surf

La verdad es que Lindsay Lohan empieza a tener demasiadas entradas en mi blog y eso es preocupante, pero es que viendo sus fotos merece que la mencione cada vez que puedo. De verdad que esta chica era muy guapa cuando tenía unos años menos y no se dejaba consumir por las drogas y el alcohol, pero ahora da un susto al miedo. Todavía no ha llegado a los 30 y ha sufrido una metamorfosis severa, y a peor. Cualquiera que vea esta foto en un día normal de su vida, mientras practica surf en la playa, puede pensar que ronda los 40. Haré una comparativa, es imposible evitarlo.

Lindsay Lohan

Lindsay Lohan en el verano de 2011.

Lindsay Lohan

Lindsay Lohan antes de su ‘digievolución’.

Tetas de famosas: Lindsay Lohan

La verdad es que Lindsay Lohan no para de dar titulares a las revistas del corazón y similares. Si no es por sus problemas judiciales, es por su adicción al alcohol, y si no es por eso es por su anorexia o incluso, como en este caso, por su afición a exhibirse tal cual es. Sin embargo ella parece feliz, no ha alcanzado aún la treintena de años, parece una chica de más de 40 y sigue erre que erre, sin enderezar su rumbo en la vida. Menos mal que ni me va ni me viene, que si no… me tiraría de los pelos. Lo más triste de esta chica es que hace unos años tenía una belleza impresionante, y ahora se parece a la princesa del pueblo español. Seguro que tienen cosas en común.

Lindsay Lohan

Famosas gordas: Lindsey Lohan

Hace poco comentaba yo una foto en la que salía Lindsay Lohan con el mismo bikini, saliendo del agua, pero la toma era frontal y no lateral. Claro, ahora que vemos la toma lateral con traje de baño, mi opinión sobre el buen cuerpo de la chica cambia radicalmente. Porque esa tripa cervecera no se aprecia por delante pero de lado es imposible que no llame la atención. Vamos, que le sobran unos cuantos kilos aunque solo sea en esa parte redondeada de su cuerpo. Ahora que lo pienso, me resulta curioso que la curva de la felicidad se asocie exclusivamente a los hombres, cada vez veo más ejemplos femeninos.

Lindsay Lohan

Famosas feas: Lindsay Lohan

Podría parecer que le tengo manía a esta chica, pero no es así. Es la tercera vez que aparece en mi blog pero está claro que tiene algo especial. Hace ya tiempo dije que me parecía la Belén Esteban de Estados Unidos, no por las cosas que hace cada una sino por el físico, y eso que hay unos 15 años de diferencia entre una y otra. Si analizamos a Lindsay de cuello para abajo, reconozco que la chica está bien, un poco pálida pero delgadita y con buenas formas. Sin embargo, es su cara lo que me llama la atención, y por varios motivos. Básicamente dos, y tal vez sean efecto de la foto, o tal vez no. Primero sus labios, que parecen claramente operados y que tal vez por el efecto del baño en el mar se hayan quedado un tanto raros. Y segundo y principal, el pelo. O más bien, la ausencia del mismo. Porque parece que esta chica tiene una frente enorme, ¿no? Quizás sea porque es rubia y la piel blanca, de forma que la foto, al no ser en alta resolución, puede llevarme a confundir el inicio del pelo con el final de la frente, o viceversa. Y esas gafas de sol parecen de mercadillo barato, aunque seguramente sean D&G o algo así.

Lindsay Lohan

Lindsay Lohan es un adefesio

Parece increíble la evolución que ha tenido esta chica, de tan solo 24 años, hacia un grado de degeneración física francamente desagradable. Hubo una época, hace no demasiado, en la que su cuerpo y su cara deslumbraban a todo el mundo, antes sin duda de que se diera a las drogas y al alcohol, círculo vicioso del que parece no poder o querer salir y que le ha hecho pasar en más de una ocasión por los calabozos y por los juzgados. En la foto que tenemos más abajo, reciente todo sea dicho, podemos verla sin sujetador y con un pecho colgando de manera desagradable. Pero por encima de todo, nunca mejor dicho, está su macilento rostro, blanco y muy descuidado, más propio de una cuarentona que de una chica joven como ella. Una lástima, se ha echado a perder demasiado pronto.

Lindsay Lohan

Famosas gordas, feas o arrugadas

Habrá quién pueda pensar que no soy el más adecuado para opinar de estas cosas, pero no creo que haya que ser un adonis para decir lo que se cree sobre unas personas que se ganan la vida gracias a su imagen. Es posible que alguien piense que las chicas (ya habrá un post igual sobre chicos) sobre las que voy a hablar a continuación son buenas en lo que hacen, y no digo yo que no (salvo excepciones), pero si tuvieran el físico de, por ejemplo, Cristina Almeida, la cosa sería diferente, ¿verdad?

Sin más dilación, vamos a empezar.

Me cuesta decidirme, pero creo que el primer ejemplo será el de Mariah Carey, porque es de los casos más descarados.

 
Uffffffffffff, ¡¡qué dolor de ojos me ha entrado al ver esos jamones!! Y lo del flotador es terrible. ¿Cómo puede tener la osadía de ponerse algo ajustado con tanta grasa por el cuerpo? Es como si yo, con lo poquita cosa que soy, me pusiera una camiseta de tirantes… Pues alguien me colgaría del palo de la vela mayor, ¿a que sí? Lorzas aparte, esta chica siempre ha tenido cierta tendencia al sobrepeso, a tener cara de pan, aunque la foto del “Antes” sea tan favorecedora. La criatura pesa 78 kgs para una altura de 1,75. Le sobran 10 kgs sin muchos problemas. Y si no, pues a la charcutería.Otra que merece una mención especial es Pamela Anderson, la ex vigilante de la playa.

Jesús, María y José. Ahora mismo, si Pamela tuviese que volver a actuar como vigilante, solo podría servir para coger gente debajo del agua porque con ese barrigón se hundiría rápidamente en el agua. ¿Cómo es posible que una chica tan delgadita, que fue playmate en su día, haya llegado a convertirse en semejante adefesio? Claro, debe ser que el hecho de vivir en una caravana la tiene amargada y come chocolate en plan salvaje. Una vez más me pregunto cómo se puede tener el valor de llevar un vestido ajustado con semejante tripa…

No menos curioso es el caso de Liv Tyler, la famosa Arwen de “El señor de los anillos”.

“Increíble ble”, que diría Ford Farlaine en una de sus aventuras. ¿Qué papel le darían ahora a Liv en la famosa trilogía? ¿Tal vez el papel de orco? ¿O podría llegar incluso al papel de trol de las cavernas? Además, ese vestido no favorece su michelín. Tal vez algo más holgado habría estado mejor. En fin, ten cuidado si te vuelves a encontrar con Aragorn porque esta vez puede que quiera acabar con tu vida, y no me extrañaría nada que lo hiciera.

Un mito que ha caído, al menos para mí, y en lo que al presente se refiere, es Jennifer Aniston.

La ex “friend” parece que se ha pasado al vodka como bebida favorita, y así le está yendo. No solo es que la cara se le haya puesto bastante redonda, sino que parece que tiene 10 años más de los que realmente tiene. ¡¡Ay, qué grima!! No me creo que el cambio de esta mujer hayan sido solo 3 kgs más, al menos no en la comparativa de las fotos. Hay algo más, tal vez un lifting mal hecho o qué sé yo, pero parece un muñeco de cera.

El próximo caso es preocupante por ella, se trata de Eugenia Martínez de Irujo.

A mí me da absolutamente igual si está gorda o redonda, como parece en la foto, pero es que su madre, la duquesa de Alba, pues… Y parecersa a ella, pues… Y eso que esta chica ya ha pasado por el quirófano para arreglarse la cara, pero es que el cuerpo, que es lo que hay debajo del gepeto, también es importante. ¿Por la nulidad del matrimonio se ha puesto como un cebón? ¡Pues que vuelva a casarse pronto!

El caso de esta actriz tampoco es especialmente llamativo, porque Drew Barrymore siempre ha tenido tendencia al sobrepeso.

No obstante, en la foto de “Antes” la chica está guapísima y sin papada. Parece que esa época pasó a mejor vida y ha decidido dedicarse a comer chuletones, porque vaya mofletes se le han puesto.

Quién iba a decir que Kirsten Dunst, la niña de “Jumanji” y de “Entrevista con el vampiro”, iba a ponerse así de moza.



La próxima película que ruede no puede ser Spiderman, porque las telas de araña son resistentes pero llevarla en brazos tiene que ser demasiado hasta para un superhéroe.

Nos olvidamos ahora de las chicas que han descuidado su peso y pasamos a las que han descuidado otras cosas.

Especialmente preocupante es el caso de Lindsay Lohan, famosa por sus borracheras y su adicción a las drogas antes que por su “carrera” como actriz.

Me ha recordado, y me da pena reconocerlo porque esta chica siempre me pareció guapísima, a Belén Esteban. Creo que con eso está todo dicho.

Vaya, la protagonista de “Piratas del Caribe”, Keira Knightley, empieza a quedarse sin pelo, como yo.

Parece increíble que pasemos de barriletes como Pamela Anderson a palillos como Keira. A esta chica le faltan unos 10 kgs para estar en un peso razonable. La delgadez no tiene nada que ver con la belleza, hay que pensar un poco más antes de decir las cosas. Pero bueno, si con 24 años ya está así, mejor no pensar cómo estará dentro de 10 años. Podría hacer los papeles que en su día hiciera Yul Brynner.

Un caso parecido es el de Jessica Alba, la actriz.

Se le cae el pelo casi tanto como a Keira y a mí. Parece que también tiene problemas de falta de peso. En fin, creo que ella y Keira podrían protagonizar la próxima entrega de “Mortadelo y Filemón“.

Quién menos crítica me merece al respecto es Madonna.

Hay que recordar que esta mujer, porque es lo que es, tiene 51 años. Cierto es que tiene una especie de colgajo debajo del mentón, pero creo que ya les gustaría a muchas chicas con la mitad de sus años estar tan bien como ella. Sin embargo, resulta curioso que no haya pasado por el quirófano para arreglarse el asunto en cuestión.

Hago una mención especial a Mischa Barton para resaltar los estragos que la cirujía estética puede tener. No haré comentarios.


ANTES DESPUES

Como postre, me he dejado a la “actriz” española Penélope Cruz.

Me parece mala actriz, le den un Oscar o le den mil premios más. Solo he sido capaz de ver una película entera donde salga ella, y fue “Blow“. Curiosamente, apenas hace lo que más le gusta: abrir la boca. Eso sí, la finalidad de dicho gesto varía según las circunstancias. Me voy por las ramas y no quiero. Qué engañados nos tenía con sus peinaditos tan bonitos y su cara tan bonita. Pero la verdad está ahí fuera, como diría Fox Mulder en Expediente X. Los kilos de maquillaje está claro que tienen su efecto, así que debemos felicitar a su estilista, sea quién sea, por conseguir un efecto tan increíble. Y es que algunas personas no necesitan pasar por el quirófano para aparenar ser quienes realmente no son.

Esta noche no duermo…

Compartir en Facebook