Wanda Metropolitano – Timelapse nocturno

Me ha llevado tiempo hacerlo pero aquí está un breve pero bonito timelapse del Wanda Metropolitano, el nuevo estadio del Atlético de Madrid.

En total fueron 275 fotos tomadas durante 2 horas y media la noche del 12 de septiembre de 2017. Luego el trabajo de edición ha sido posible gracias al Adobe After Effects y bastante tiempo ajustando para lograr un vídeo de apenas 30 segundos de duración.

Espero que os guste, y pronto intentaré hacer más.

Anuncios

Obras del Wanda Metropolitano: iluminación

Desde hace tiempo vengo siguiendo el desarrollo de las obras del Wanda Metropolitano, el que será el nuevo estadio del Atlético de Madrid. A falta de pocos días para su inauguración oficial (próximo 16 de septiembre), ya quedan pocos remates para que todo esté listo.

Desde a azotea del edificio en el que vivo he podido ver estos días las diferentes pruebas de iluminación exterior del estadio. Un sistema de última generación basado en tecnología LED permitirá al estadio colchonero cambiar de color y elegir entre una gama de millones de tonalidades en función del día, momento o evento.

Hoy, 11 de septiembre, he visto lo siguiente:

Wanda Metropolitano - Pruebas de iluminación

Wanda Metropolitano - Pruebas de iluminación

Wanda Metropolitano - Pruebas de iluminación

Wanda Metropolitano - Pruebas de iluminación

Aunque en principio todo hace pensar que los colores elegidos serán el rojo y el blanco, por ser los colores del club, ya hemos visto hasta verde en partes de la cubierta, lo cual nos hace pensar que en días señalados (lucha contra el cáncer de mama, días relacionados con el medio ambiente, etc.) los colores van a cambiar mucho y de manera sorprendente.

El sábado veremos si hay algún espectáculo de luz o pirotécnico antes del partido que enfrentará al Atlético de Madrid contra el Málaga en el estreno del Wanda Metropolitano.

Historias de Shakn: soy muy madura, no te rías del amor

A simple vista, leyendo el título de la entrada, cualquier persona empieza a sentir cómo la mandíbula se afloja y aflora una sonrisa, ¿verdad? Evidentemente la historia bien merece un desarrollo, pero como aperitivo no está mal. Y es que he sido uno de esos usuarios de Shakn, una aplicación para teléfonos móviles cuya finalidad es, en principio, conocer gente. Luego vendría el “quién sabe” después de ese “conocer gente”, y eso depende de quién lo interprete. En el caso de ellos, conocer gente y sexo; en el caso de ellas, conocer gente y tener una relación formal.

La historia que me concierne hace mención a una chica, cuyo nombre no revelaré (no lo he hecho anteriormente y no lo haré ahora), que conocí en Shakn. Ella vio mi perfil, le gustó lo que vio, a pesar de que tampoco había (sí, pasado) muchos datos, y me escribió un mensaje. La cosa comenzó fluyendo bien, luego nos empezamos a escribir por whatsapp y ahí comenzaron las “historias raras”. En un proceso que ha durado pocas semanas, hemos pasado del “jajaja” al “no te rías del amor” sin que yo apenas me haya dado cuenta.

Yo soy como soy, no voy a cambiar hasta el día en que me muera y si algo cambio será porque considero que me hace peor persona, pero sinceramente, reírme de absolutamente todo menos de las desgracias ajenas (muertes, enfermedades graves, etc) no creo que me convierta en un ser malvado. Y sí, me río del amor, y me río de las personas que, en los tiempos en los que vivimos, creen en príncipes azules o en relaciones parejas estables basadas en el respeto, el cariño, la comprensión y todas esas cosas. Más aún cuando esas personas tienen una formación profesional y laboral, tienen ya una edad (la chica en particular superaba los 40 años) y, además, alardean de madurez.

Hace ya cosa de 2 semanas tuvimos una conversación que terminó tarde en la que ella me hablaba de su deseo de ser madre, muy respetable por cierto y muy comprensible habiendo superado la cuarentena, pero también me hablaba de su deseo de formar una familia con un hombre que la quisiera, la respetara, la tratara bien, etc. Es decir, ideales que, en mi opinión, no dejan de ser cada vez más utópicos. Y la gente madura, la gente con dos dedos de frente, se da cuenta de estas situaciones. Una cosa es querer ser madre y otra encontrar a ese hombre ideal que, montando un corcel blanco, se presenta en la puerta de su casa para salvarla de los males que corrompen el mundo. Que mi sobrina de 5 años piense así tiene un pase, porque tiene pocos años, pocas experiencias en la vida y le gustan mucho las películas de Disney. Pero que una persona hecha y derecha (se supone), con trabajo y responsabilidades, con una formación académica y unas experiencias en la vida, hable de la pareja como una especie de tabla de salvación para su miserable vida es, sinceramente, patético.

Si algo me ha enseñado la vida sobre el tema de la paternidad/maternidad y de las familias, es que las cosas no suelen ser como queremos. Está bien querer ser madre o padre, pero tengamos en cuenta que si eso lo hacemos con otra persona y las cosas no salen bien, los que van a sufrir las consecuencias de nuestros miserables actos van a ser los niños. Peleas, disputas, custodias, acuerdos de visita, manutenciones… ¿No sería mejor intentar evitar eso? ¿Y cómo? Hoy en día se puede ser madre soltera o padre soltero sin problemas, y tener una relación formal con otra persona a sabiendas de que, si esa relación fracasa (cosa harto probable), nuestro hijo seguirá siendo nuestro. ¿Eso es tan difícil de entender? Pongo un ejemplo: Mónica Cruz. Por unas razones o por otras decidió ser madre soltera, evidentemente con unas posibilidades económicas que no todo el mundo tiene, pero el tema sentimental o emocional no le preocupó en exceso. Le dará a su hijo/a el cariño que necesita, la educación, la comprensión. Porque eso necesita un hijo, y da igual si viene de una madre, de un padre, de un padre y una madre, de dos padres o de dos madres. Lo que un hijo no necesita es que haya dos figuras paternas que discutan, peleen, estén de mal humor y le usen de escudo pensando únicamente en su propio beneficio (el de las figuras paternas, se entiende).

Y más allá de la formación de una familia, está el tema de la creencia ciega en el éxito de las relaciones de pareja. No sé, yo debo vivir en una realidad paralela en la que hombres y mujeres se pegan, se gritan, se maltratan e incluso se matan, donde los divorcios son cada vez más numerosos y donde los matrimonios duran cada vez menos. Frente a esa realidad hay otra en la que hombres y mujeres viven en paz y armonía, por supuesto en pareja (lo que ellas quieren), y así hasta la muerte de ambos a una avanzada edad. Hay que joderse, quien no se ría de estas cosas es que no tiene dos dedos de frente.

Allá cada cual con su vida, yo seguiré riéndome de quienes creen en una vida así, vida que llevaron nuestros abuelos, de la que ya muchos de nuestros padres dudaron o a la que renunciaron y de la que nuestros hermanos y amigos no son capaces de aguantar ni un mísero año.

Ah, por cierto, ¿qué pasó con esta pobre chica? El viernes pasado, cuando supuestamente íbamos a quedar pero ella alegó que hacía mucho frío (me meo de risa), me saltó con el tema de que le gustaría que un hombre le regalara cosas, como un anillo y esas memeces que tanta ilusión les hace a algunas, y yo me jacté una y otra vez. Se puso chula, lo que me faltaba, y la muy cría me dijo, en resumidas cuentas, que no me riera del amor. Yo aguanté hasta ahí, porque gente descerebrada en mi vida ha habido mucha y no quería una más, y le dije que ni se le ocurriera volver a escribirme o llamarme. Fin de la cita.

Tercera historia de Livemocha: exotismo de Bangladesh

Nunca habría pensado que alguien de un país tan remoto como Bangladesh querría aprender el idioma de Cervantes y se pusiera en contacto para que le ayudara en la tarea. Doctora titulada y trabajadora, ella estaba interesada en aprender español porque tenía intención de trabajar y vivir en EEUU, especialmente en Nueva York, ciudad plagada de hispanohablantes. Sin embargo, en año y medio apenas tuvimos unas pocas palabras en español, todo era inglés y yo, a título personal, lo agradecí mucho porque me daba la posibilidad de rodarme algo más con el idioma.

Digamos que forjamos una amistad profunda en muchos aspectos pero demasiado antagónica en otros. Creo que una persona con más de 30 años, licenciada en medicina, conocedora de 4 idiomas y aprendiendo un quinto, no puede pensar siquiera un solo segundo en el amor como un hecho ideal, en la pareja como una meta lógica, en la vida familiar armoniosa y en todas esas cosas que parecen más típicas de una película de Walt Disney. Y eso, siento decirlo, me cabrea. Cada uno tiene sus posturas, sus opiniones, sus puntos de vista, pero ha de saber defenderlos con razonamientos lógicos, y cuando no es así, cuando uno se enroca en A pero sin argumentos, yo me cabreo.

Que mi sobrina de 5 años hable de amor verdadero tiene un pase, le gusta Frozen, le gusta Rapunzel y le gusta Bella (la de la bestia), pero tiene 5 años, ¿qué otra cosa va a pensar? Con 30 años la mente tiene que estar mucho más abierta, no puede ser que alguien piense de manera infantil. Eso explica, en gran manera, y desde mi humilde punto de vista, el alto grado de fracaso en relaciones de pareja y matrimonios que vivimos actualmente.

En temas de religión también chocábamos, aunque menos. Ella musulmana no estricta, yo católico no estricto. A ella le escocía el tema de la raza, no sé si era complejo o si realmente había tenido alguna mala experiencia en la vida, pero más de una vez me echó en cara que yo pertenecía al “poder blanco” y que yo me creía superior por el simple hecho de tener la piel blanca. Pues en eso me pasaba igual que con lo del amor, las cosas hay que razonarlas y si no me cabreo. Yo, que tengo amig@s de todos los colores, me importa un bledo si la gente es blanca, negra, amarilla o marrón, y que llegue alguien a decirme que me creo superior por ser blanco me parece ofensivo. Del mismo modo que me cabreo cuando esa persona me dice que me creo superior por vivir en el primer mundo, como si fuese culpa mía haber nacido en la Europa “desarrollada”.

Todos esos roces provocaban que dejáramos de hablarnos durante días, y eso pasó en varias ocasiones. Yo tengo mi personalidad, mi carácter y mi genio, no me pliego ante nadie ni ante nada, soy de esos que prefiere morir de pie que vivir de rodillas, defiendo mis ideas hasta las últimas consecuencias y a quien no le guste, ya sabe dónde tiene la puerta de salida.

Sin embargo, por una razón o por otra terminábamos retomando el contacto, y tanto la apreciaba que llegamos a hacer videoconferencias. Sí, yo, que durante 7 años tuve ordenador portátil y nunca usé, porque no quise, la webcam.

¿Qué fue lo que dinamitó del todo esta amistad? Los celos. A mí me cuesta entenderlo, no soy capaz de asimilar cómo una amiga puede sentir celos de un amigo que es soltero y tiene amigos y amigas. No soy un ligón, no soy un playboy, no soy un… y precisamente el hecho de no tener pareja me da la posibilidad de hacer lo que yo quiera cuando yo quiera, ¿qué problema hay con eso? Cualquier cosa que yo dijera terminaba derivando en un comentario sobre mis amigas. Si yo le decía algo bonito no le gustaba porque también se lo decía a mis amigas. Si yo tardaba 5 segundos en responder por whatsapp es que estaba hablando con mis amigas. Eso era insostenible.

Así que finalmente dejamos de hablarnos y, la verdad, espero no volver a saber nada de ella por mucho aprecio que la tuviera.

Combatir la taladradora, el gusano del geranio

Para los que amamos las plantas y tenemos varias de ellas en casa, a veces nos toca sufrir los efectos de diferentes tipos de plagas o enfermedades que, en muchos casos, son difíciles de solucionar. En este caso en particular, hablaré de un pequeño gusano que me ha traído de cabeza en más de una ocasión pero para el que creo haber encontrado el remedio perfecto.

El gusano en cuestión, conocido como taladradora, tiene como objetivo atacar los troncos de los geranios, los come por dentro y la planta se pudre sin remedio. En cuanto veamos que se marchitan las flores con rapidez o que las hojas salen flojas y amarillentas, hay que pensar que el gusano está actuando. La mejor forma de comprobarlo sería, para empezar, observar las flores. Es ahí donde suelen poner los huevos, señal inequívoca de que el bicho ha estado ahí. Luego, lo ideal es tocar los troncos del geranio, cuanto más verdes más apetecibles, y comprobar si están huecos o vacíos por dentro. Como lo estén, sin duda alguna el gusano está comiéndose la planta.

Hay que tener en cuenta que la planta es muy resistente al calor y al frío de una ciudad como Madrid, pero el gusano también. Ya puede estar bajo cero, que el bicho actuará sin problemas.

¿La solución? Después de haber probado varios métodos, me quedo con el que me ofrecieron en Bauhaus. Un spray de la marca Flower 99% efectivo hasta la fecha. La gran ventaja es que es sistémico, es decir, se echa por encima del geranio, éste absorbe el líquido y se distribuye por toda la planta. De esta manera, nos aseguramos de que el gusano muere del todo. Hace más de 2 meses que le eché a los geranios de mi terraza y desde entonces todo son hojas verdes y flores.

Eso sí, recomiendo no bajar la guardia porque es un bicho muy persistente.

Reforma del edificio Torre Europa de Madrid

El edificio Torre Europa, situado en el distrito financiero de Madrid (AZCA), será sometido a una reforma que costará en torno a los 20 millones de euros. Las obras se realizarán una vez KPMG haya finalizado su traslado a la Torre de Cristal, situada en Cuatro Torres Business Area, al norte de la capital.

Torre Europa, Madrid
Torre Europa, Madrid

Una vez finalicen las obras, el edificio será nuevamente puesto en alquiler para que una empresa o distintas empresas lo renten. Su buena ubicación, las excelentes comunicaciones y la disposición en altura hacen de este edificio un lugar atractivo para la instalación de sociedades empresariales tanto nacionales como internacionales.

Twitter, una nueva forma de contactar con el Ayuntamiento de Madrid

Contactar con el Ayuntamiento de Madrid es cada vez más sencillo. Desde hace años funciona el 010, un teléfono gratuito las 24 horas del día en el que poder realizar todo tipo de consultas y algunos trámites relacionados con la administración local. También la página web, que acaba de ser remozada para que la mayor parte de las gestiones se puedan realizar a través de esta vía. Y desde hace casi 5 años funciona el usuario de Twitter: @Lineamadrid

Yo lo descubrí hace pocos meses, cuando alguien me comentó que es una herramienta efectiva para la resolución de pequeños problemas: retirada de escombros de la vía pública, arreglo de desperfectos en la vía pública, etc.

Lo he usado unas 10 veces desde entonces y en todos los casos se ha resuelto el problema en un plazo inferior a una semana. Así creo que los ciudadanos podemos conseguir mejorar, aunque solo sea levemente, la imagen de nuestra ciudad. Por ejemplo, si vemos un socavón en nuestra calle y creemos que es perjudicial para los coches que circulan por ahí, basta con hacer una foto y ponerle un tuit a @Lineamadrid para que ellos abran incidencia y el tema quede resuelto en poco tiempo. Si vemos que hay un saco de escombros en la calle desde hace un tiempo y que nadie parece que vaya a retirar, pues el procedimiento es el mismo.

No lo dudéis, vais a ayudar a hacer una ciudad mejor, más limpia, más cómoda y más agradable.