Fotos retocadas de famosas: Penélope y Mónica Cruz

Lo de las hermanas Cruz no tiene nombre, o al menos lo de la foto de abajo. Cualquier persona con dos dedos de frente no necesita siquiera de una foto comparativa para saber que el uso del Photoshop en la foto de las hermanas ha sido excesivo. Para empezar, tienen sobrepeso de maquillaje. Pero es que no puede ser que una persona no tenga arrugas, no tenga expresiones faciales, el blanco de los ojos totalmente blanco, los dientes totalmente blancos, sin lunares, sin cicatrices… ¿Quién ha hecho ese trabajo tan pésimo? Y lo que es peor… ¿por qué las hermanas dieron su consentimiento para que esa foto fuera publicada?

Penélope y Mónica Cruz

Famosas feas: Penélope Cruz

Navegando por internet he encontrado algo que considero un tesoro, una foto comparativa de esa actriz, por llamarlo de alguna forma, cuyo origen humilde (Alcobendas, para más reseñas) ha hecho que se haya ido a parir a Los Angeles, o eso imagino. El caso es que se trata de una imagen donde se comparan dos fotos de Penélope Cruz, una al natural, la de la izquierda (por si acaso alguien se cree otra cosa), y otra con maquillaje y seguramente algunos minutos de Photoshop. Aunque parezca increíble, se trata de la misma persona. Este tipo de ejemplos acercan más a las personas no famosas al mundo de los inmortales actores, modelos y demás gente rica y famosa.

Penélope Cruz

El hijo de Penélope Cruz y Javier Bardem

Hace poco leía un artículo en La Razón escrito por Alfonso Ussía en el que daba su opinión acerca de este nuevo alumbramiento que ha tenido lugar en Estados Unidos, y me refiero obviamente al hijo de Penélope Cruz y Javier Bardem, esos actores de escasa calidad desde mi humilde punto de vista pero que, parece ser, gustan mucho en Hollywood. Para quien quiera consultar el original, aquí dejo el enlace: http://www.larazon.es/noticia/9521-pe

Se ha echado de menos un comunicado oficial anunciando la buena nueva del parto de Penélope Cruz, la Pasionaria de Alcobendas. Ha sido un niño. Enhorabuena. Ha nacido en Los Ángeles, en los Estados Unidos, y no en Cuba. Enhorabuena. De esta manera, el niño podrá optar a la nacionalidad estadounidense cuando alcance la mayoría de edad. Enhorabuena. El nacimiento ha tenido lugar en el hospital Cedars-Sinaí, uno de los más caros del mundo. Se calcula que la factura no bajará de los cien mil euros. Enhorabuena por tenerlos. En España sale más barato, pero los padres son muy dueños de decidir el lugar de acceso a la vida de sus hijos. Me aseguran mis informadores de partos ilustres que tanto el padre como la madre han luchado denodadamente contra sus ideas, y que las ideas han resultado derrotadas. De haber vencido las ideas, el parto se habría producido en Cuba, cuyo nivel médico y asistencial es altísimo, según dicen algunos. Pero no ha habido suerte. Tiene que ser muy dolorosa la militancia comunista para terminar dando a luz en el hospital más caro y exclusivo del imperio capitalista. Me estremezco cuando lo pienso. Porque el padre y la madre del niño recién nacido no son izquierdistas del montón. Forman parte de la cúpula ideológica y de agitación y propaganda del comunismo austero que todo lo comparte. En el hospital de Cuba le obligaban a la madre a compartir habitación con una camarada cubana, y hasta ahí podíamos llegar.

No hay que fiarse de las jóvenes cubanas de hoy, tan alejadas de los principios básicos de la Revolución. Además, que por culpa del bloqueo, no se garantiza en Cuba la disponibilidad de determinados medicamentos. De ahí que la pareja revolucionaria española haya decidido que su hijo nazca en el hospital más caro de la nación que impone el bloqueo a los cubanos. En España no hay bloqueo que valga, pero se entiende que en las actuales circunstancias políticas, económicas y sociales por las que atraviesa nuestra nación, lo de nacer en España les haya parecido poco. El glamour rojo también existe. Y la última opción, la de tener un hijo en un campamento saharaui con Aminatu Haidar colaborando en el parto, la verdad, y en esto les doy toda la razón, no podía ser tenida en cuenta.

La militancia comunista no obliga a tanto sacrificio. Es legítimo sentirse de la más escorada izquierda y vivir como un millonario americano. Pedir ejemplaridad y coherencia entre las ideas y la realidad, o entre la teoría y la práctica, es una impertinencia muy propia de la gente de derechas, cuyas mujeres, muchas de ellas, dan a luz todos los días en las clínicas de la Seguridad Social. Y ahí está el problema. La Seguridad Social fue obra del franquismo –el propio Franco murió en uno de sus hospitales–, y un comunista que se precie de serlo no puede consentir que su hijo nazca en un hospital del régimen anterior. Sería imperdonable.

Pe y Ja han hecho muy bien. Tiempo habrá para levantar el puño, protestar contra el Gobierno del Partido Popular, llamar asesinos a sus dirigentes, volar al Aiún cuando sea necesario, descansar en Cuba como invitados del Régimen bloqueado, y seguir viviendo en la imperialista nación que bloquea a los cubanos. Tiempo habrá. Lo importante es que el niño ha nacido en Los Ángeles, que está bien, que a la madre nadie le molesta ni interrumpe, que todo marcha de maravilla y que cien mil euros por un parto tampoco es para escandalizarse.

Arriba los pobres del mundo, en pie famélica legión.