La batalla de Hastings.

Sin duda alguna, la historia del mundo se escribe con sangre. Mucha más de la necesaria, eso es obvio, pues la mayoría de las heridas son causadas por las guerras, por las ansias de poder, y aunque creamos haber evolucionado mucho, no hay más que echar la vista atrás para ver que esto no es así. En el siglo XI d.C. tuvo lugar una de las guerras más importantes de la Edad Media europea, pues los normandos instalados al norte de Francia (mezcla de franceses con vikingos, que llegaron de los territorios escandinavos en los siglos VIII y IX d.C., y que también ocuparon territorios en Sicilia, por ejemplo) comenzaron la invasión de las islas británicas, dominadas por aquel entonces por el rey Harold II, último rey sajón de Inglaterra. A todo esto, sajones y anglos, anglos y sajones, invadieron las islas británicas allá por el siglo V d.C. y echaron de las mismas a los bretones, que se instalaron en lo que hoy conocemos como Bretaña francesa. Resulta curioso, llegados a este punto, que los muy payasos hayan salido independentistas, además de payasos (como todos los independentistas), pues son unos míseros “okupas”.

Harold llega a Londres
Harold salió de York temprano el 1 de octubre de 1066. Tomó a todos los caballeros que podían montar y a algunos voluntarios, llegando en Londres el 5 de octubre. Al mismo tiempo, reunió a las tropas que viajaban a pue para que se dirigieran al sur a paso más lento. Harold formuló un plan para tomar su caballería y el resto de tropas que pudo reunir, marcharan rápidamente a la península de Hastings, ocupando la colina de Caldbec. Esto aislaría la península y contendría a Guillermo y a su ejército. Además, se enviaron naves al sur de la isla para contener la flota de Guillermo. Finalmente, con la llegada de suficientes tropas, Harold sería bastante fuerte atacar y derrotar Guillermo.
El martes 10 de octubre, Harold sentía que tenía suficientes tropas para ocupar la colina de Caldbec y para contener Guillermo. Salió de Londres, probablemente el miércoles 11 de octubre, y llegó a la colina de Caldbec la tarde del viernes 13 de octubre, con 4.000 hombres aproximadamente. De estos, 1.500 pertenecían a la caballería y 2.500 eran hombres de a pie. Una vez allí, se unieron a sus tropas unos 3.500 hombres más, reuniendo así más de 7.500 hombres. Nada más llegar a la colina de Caldbec, Harold comenzó a desplegar a su ejército a lo largo de Sentlach, en el lado meridional de la colina. Este terreno tenía aproximadamente 1.000 yardas de largo y a ambos lados estaba limitado por pantanos, y el único camino que conducía a Hastings cruzaba este camino. La única forma que tenía Guillermo para llegar al resto de la isla fue bloqueada. Harold continuó desplegando a su ejército hasta las 9 de la mañana del día siguiente, sábado 14 de octubre.

Guillermo reúne a su ejército y se mueve a la colina de Telham
La aparición repentina de Harold en la colina de Caldbec con su ejército cogió a Guillermo totalmente por sorpresa. Sus hombres estaban dedicados al pillaje cuando llegó el ejército de Harold y él tuvo que reunirlos rápidamente para enfrentarse al inglés. Harold tuvo noticias de que Guillermo reunía a su ejército con la intención de atacarle al día siguiente, algo que sorprendió a Harold porque no contaba con esto. Pensó que Guillermo sería reticente aceptar batalla tan pronto y que se replegaría al extremo marítimo de la península. Poco después del amanecer, a las 5:30 mañana del 14 de octubre de 1066, Guillermo comenzó a mover a su ejército seis millas hacia la colina de Telham. Montando difícilmente, Guillermo y un pequeño grupo de su guardia alcanzaron la colina de Blackhorse, el punto más alto en la colina de Telham. En este punto, Guillermo estaba a una milla del prado de Sentlach, que estaba fuera de vista (después de la batalla, Sentlach vino a ser conocido como Sanguelac, que significa el “lago de la sangre” en francés, y esto fue modificado más adelante a Senlac, en inglés, el nombre por el cual es conocido hoy. Por lo tanto, para el resto de este texto, el prado será referido como Senlac). Después de 9 días, los dos ejércitos estaban preparados completamente para la batalla.

El campo de batalla y los ejércitos
Usando su caballería, Harold formó una pared protectora desde un extremo de Senlac al otro. Puso en la fila delantera a la caballería, mientras que los nobles fueron puestos entre la caballería y los soldados de a pie. Todas las tropas en esta primera fila formaron la pared protectora. Había seis o siete filas de tropas cuya capacidad que variaba. La caballería y los nobles eran predominantemente armados con hachas pesadas, justo como sus oponentes normandos. Los soldados de a pie, por otra parte, fueron armados con espadas, mazas, lanzas, jabalinas, dagas y, probablemente, las herramientas y los utensilios hechos las granjas. La armadura consistía generalmente en paja debajo de sus camisas. Los soldados peor armados estarían en las filas tras las defensas de Harold. Como el terreno hacía imposible que la infantería y la caballería maniobrasen, Harold no tuvo que preocuparse de un ataque contra sus flancos. Todos los ataques debían venir de frente. La distancia entre la pared protectora de Harold y los arqueros de Guillermo era de unos 300 pies. Por lo tanto, la cuesta que el ejército de Guillermo tuvo que subir para alcanzar al ejército inglés era apreciable.

Fue irónico el uso de los arqueros. Mientras que Guillermo tenía un contingente fuerte de arqueros, Harold no tenía ninguno, o tenía tan pocos que no supusieron ninguna diferencia en la batalla. En los ejércitos continentales, los arqueros eran un brazo estándar. Además, en cualquier batalla con arqueros en ambos bandos, las flechas que se usaban en la batalla eran siempre reutilizadas por ambos bandos. Sin embargo, en la batalla de Hastings, los arqueros de Guillermo comenzaron a agotar sus flechas y no fueron aprovisionados de nuevo porque Harold no tenía ningún arquero para realizar esa función. Por lo tanto, la superioridad de Guillermo en arqueros casi le hizo perder la batalla.

El ejército de Guillermo tenía cerca de 8.000 hombres, divididos en cerca de 1.000 arqueros, 4.000 soldados de infantería 3.000 caballeros. Él formó al ejército en tres divisiones:

 

  • La división de la izquierda estaba compuesta por cerca de 2.500 bretones y tropas de Anjou y de Maine. Alan Fergent, era su comandante.
  • La división de la derecha estaba compuesta por cerca de 2.500 franceses y tropas flamencas. Fue dirigida por Roger de Montgomerie.
  • La división central estaba compuesta por cerca de 3.000 normandos y estaba bajo el mando personal de Guillermo. Sin embargo, puesto que Guillermo también tuvo que ordenar al ejército entero, él dio el control nominal de algunas de sus mejores tropas a sus dos hermanastros.

 

Cada división estaba compuesta de tres. Primero estaban los arqueros, luego la infantería y luego la caballería. Armaron a la caballería con las jabalinas, las espadas, las hachas y los mazos. Armaron a los soldados de infantería con las lanzas y las jabalinas, así como las espadas. Y, por supuesto, armaron a los arqueros con los arcos y cada uno tenía una aljaba completa de flechas.

Harold y los planes de batalla de Guillermo
Guillermo planeó un ataque coordinado que comenzaría con los arqueros enviando una lluvia de flechas contra los ingleses. Después, la infantería pasaría a través de las filas de arqueros y entraría en combate corto, mano a mano, contra el ejército inglés. Entonces caerían detrás de los arqueros y la caballería se estrellaría contra la parte delantera del ejército inglés. Además, cada una de las tres divisiones estaría atacando de forma casi independiente y, por lo tanto, podían estar en varias etapas del ataque al mismo tiempo. Guillermo razonó que una serie de dichos ataques coordinados, repetida en una sucesión rápida, desmoralizaría al ejército inglés.

Lo que sigue es un discurso de Guillermo sobre la batalla poco antes de morir.

 

 

“Luchas no simplemente por la victoria sino también por la supervivencia. Si obras valerosamente obtendrás la victoria, el honor y riquezas. Si no, te matarán despiadadamente, o bien ignominiosamente, conducido cautivo en manos del. No hay camino para la retirada. En frente, tu avance es bloqueado por un ejército y un campo hostil; detrás de ti, está el mar, en donde la flota del enemigo barre tu vuelo. Los ingleses han caído repetidas veces bajo la espada de un enemigo; a menudo, siendo vencido, han sometido a su yugo a los extranjeros. El valor vigoroso de algunos hombres armados en una causa justa y protegidos especialmente por el Cielo debe prevalecer contra un anfitrión de hombres inexpertos en combate”.

El primer ataque
La batalla comenzó el 14 de octubre de 1066, cuando los arqueros de las tres divisiones se trasladaron a cerca de 100 yardas del ejército inglés y lanzaron sus flechas directamente en la pared protectora, causando algunas muertes entre los ingleses.

El ejército de Guillermo se componía de 8.000 unidades, divididos en 1.000 arqueros, 4.000 soldados de infantería y 3.000 caballeros. Formó al ejército en tres divisiones:

  • La división de la izquierda estaba compuesta por cerca de 2.500 bretones y tropas de Anjou y de Maine. Alan Fergent, conde de Bretaña, estaba al frente.
  • La división a la derecha estaba compuesta por cerca de 2.500 franceses y tropas flamencas. Fue dirigida por Roger de Montgomerie.
  • La división central estaba compuesta por cerca de 3.000 normandos y estaba comandada por el propio Guillermo. Sin embargo, puesto que Guillermo también tuvo que dirigir al ejército entero, dio el control de algunas de sus mejores tropas a sus dos hemanastros: Roberto, conde de Mortain, y el obispo Odo.

Cada división estaba compuesta de tres filas. Primero estaban los arqueros, luego la infantería y después la caballería. La caballería iba provista de jabalinas, espadas, hachas y mazas. Los soldados de infantería iban armados con lanzas y jabalinas, así como con espadas. Y, por supuesto, armaron a los arqueros con arcos, y cada uno disponía de una aljaba completa de flechas.

Harold y los planes de batalla de Guillermo

El plan de batalla de Harold era resistir al ejército de Guillermo desde una posición ventajosa, pues sus hombres estaban a más altura que el ejército invasor, y además contaba con una oportunidad al contraataque con sus tropas.

Guillermo planeó un ataque coordinado. Comenzaría con los arqueros, que enviarían una lluvia de flechas sobre el ejército inglés. Después, la infantería pasaría a través de las filas de los arqueros enemigos y entraría en un combate mano a mano con el ejército inglés. Entonces se situarían detrás de los arqueros y la caballería entraría por delante. Guillermo pensó que una serie de ataques coordinados, en una sucesión rápida, supondría la eventual derrota del ejército inglés.

A continuación podemos leer un discurso que dijo Guillermo poco antes de morir, aunque es más probable que este discurso fuese inventado por un otra persona.

“Luchas no simplemente por la victoria, sino también por la supervivencia. Si actúas valerosamente, obtendrás la victoria, el honor y riquezas. Si no, te matarán despiadadamente, o bien serás ignominiosamente conducido cautivo en las manos del enemigo. No hay camino para la retirada. En frente, tu avance es bloqueado por un ejército y un campo hostil; detrás de ti, está el mar, en donde se encuentra la flota del enemigo. Los ingleses han caído repetidas veces bajo la espada de un enemigo; a menudo, siendo vencido, han sido sometidos a un yugo extranjero. El valor de algunos hombres armados en una causa justa y protegidos especialmente por el  Cielo debe prevalecer contra un invasor.”

El primer ataque

La batalla comenzó después de las 9 de la mañana del 14 de octubre de 1066, cuando los arqueros de las tres divisiones se trasladaron a unas 100 yardas del ejército inglés y enviaron sus flechas directamente en el muro protector, causando algunas muertes entre los ingleses. Los arqueros se movieron adelante para asaltar el muro protector y luchar mano a mano. Después, la caballería realizó su primer ataque del día, pero el resultado fue bastante negativo. Este primer ataque casi terminó en desastre para Guillermo. Hubo un gran número de bajas, lo cual estuvo a punto de generar el pánico en su ejército.

Los bretones, en la división izquierda, habían alcanzado al ejército inglés bien por el centro y por la derecha, aunque fueron repelidos ferozmente por sus adversarios. Fueron seguidos por los arqueros, los soldados de infantería y los caballeros. Así, la división bretona se había desintegrado completamente. El hecho de ver a los bretones caer de esa manera provocó que el ejército inglés se lanzara contra el ejército de Guillermo, especialmente contra sus dos divisiones que aún permanecían en pie, la centra y la de la derecha. Una vez restaurado el orden dentro de la división normanda, Guillermo ordenó rápidamente a sus caballeros atacar el flanco expuesto del ejército inglés, aplastándolo con facilidad.

En ese momento hubo una pausa en la batalla. Durante esta pausa, Guillermo fijó su atención a reagrupar la división bretona. Esta división era la menos experimentada de sus tropas, lo cual explica porqué huyó después de la primera incursión del ejército inglés. Guillermo insistió al comandante de la división para que, durante los siguientes ataques, su división permaneciese en línea con la división central durante el avance. Esta cohesión entre las dos divisiones serviría para proteger a la división bretona.

Harold aprovechó la calma para impedir que sus hombres cometieran un acto tan temerario otra vez. Movieron a los muertos ingleses a la parte trasera de la pared protectora y los vacíos fueron rellenados por tropas más experimentadas. Los muertos y heridos del ejército de Guillermo que estaban dentro de la pared protectora fueron colcados delante de ella para proporcionar un obstáculo más.

El segundo ataque

Guillermo comenzó el segundo día atacando un poco antes que el día anterior. Era una repetición del primer ataque; primeros, los arqueros encendieron sus flechas y las lanzaron contra la pared protectora; luego, los soldados de infantería avanzaron por la colina para luchar mano a mano contra el ejército inglés; después, la caballería, en un intento por romper la pared con su peso. Esta vez, sin embargo, la división bretona no retrocedió y el ataque salió tal y como estaba previsto. Guillermo mantuvo este ritmo toda la tarde. Los ataques repetidos causaban una gran cantidad de muertes entre sus hombres, pero él podía ver claramente que la línea inglesa se debilitaba y que sería solamente una cuestión de tiempo antes de que finalmente se crease un hueco y ganara la batalla. A medida que avanzaba el día, los combatientes se iban agotando. La única esperanza de Harold era la llegada del anochecer, aproximadamente a las 6 de la tarde, o la inutilidad de Guillermo a la hora de continuar la batalla debido a las pérdidas de su ejército.

El último asalto

Guillermo tenía una idea que quería probar, pues pensaba que sería el golpe definitivo. En vez de ordenar a sus arqueros que atacasen el muro defensivo del ejército rival, que había tenido poco éxito, ordenó apuntar muy arriba de modo que sus flechas formaran arcos sobre el muro defensivo y penetrasen entre las filas traseras. Esto provocó que el ejército de Harold tuviese muchas bajas. El muro defensivo empezó a caer y los hombres del ejército de Harold comenzaron a huir del campo de batalla. Aproximadamente a las 5 de la tarde, los caballeros normandos pasaron a través de las defensas inglesas, llegando hasta el puesto de mando de Harold y matándole. La muerte de Harold provocó la victoria de Guillermo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s